Una fiesta de Santa Cecilia en Huéscar con poca música y mucha devoción

A pesar de la pandemia, la Hermandad de Santa Cecilia de Huéscar celebró a su Patrona

El domingo 22 de noviembre, coincidiendo con la festividad de Jesucristo Rey del Universo, se celebraba la onomástica de Santa Cecilia, Patrona de los músicos, que, en muchas de las poblaciones de nuestra diócesis, goza de gran devoción. Este año se ha tenido que celebrar, como se suele decir popularmente, con más pena que gloria, ya que las restricciones de la pandemia que nos azota impiden los concurridos actos que, en honor a su Patrona, organizan las numerosas asociaciones de música que hay en la diócesis. Desde la responsabilidad, se exige seguir cumpliendo todas las normas que las autoridades sanitarias van indicando.


Los actos de la Hermandad de Santa Cecilia de Huéscar se han quedado reducidos a la celebración de la Santa Misa, a las 12 de la mañana, en la parroquia de Santa María. A dicha Eucaristía han acudido los hermanos, que han participado leyendo las lecturas y las peticiones. Y una pequeña representación de la capilla musical ha sido la encargada del canto.
En la Eucaristía se pidió para que todo esto de la pandemia pase pronto y en las calles puedan volver a sonar los alegres ritmos de pasacalles y conciertos, y en las parroquias los músicos puedan dar mayor solemnidad a la Eucaristía que cada año se celebra en honor a Santa Cecilia.

José Antonio Martínez
Párroco de Huéscar