Una decena de matrimonios celebró sus bodas de oro y plata en la Jornada Sagrada Familia

 

El pasado día 26 de diciembre se celebró en la SARI catedral de Guadix la jornada de la Sagrada Familia, mediante una Eucaristía presidida por nuestro obispo, Don Francisco Jesús Orozco. Este año con el lema “Anunciar el Evangelio de la familia hoy”, la celebración de esta Jornada, en el marco del Año Familia Amoris Lætitia, convocado por el papa Francisco, nos llevaba a contemplar con asombro que... “... la encarnación del Hijo de Dios abre un nuevo inicio en la historia universal del hombre y la mujer. Y este nuevo inicio tiene lugar en el seno de una familia, en Nazaret. Jesús nació en una familia. Él podía llegar de manera espectacular, o como un guerrero, un emperador... No, no: viene como un hijo de familia. Esto es importante: contemplar en el belén esta escena tan hermosa” (Papa Francisco, Audiencia general, 17.XII.2014).

Aprovechando esta jornada de la Sagrada Familia, se celebraron las bodas de plata y oro de varios matrimonios que quisieron renovar su compromiso matrimonial. En total, se dieron cita 10 matrimonios venidos de todos los arciprestazgos de nuestra diócesis.

Ha sido un acto sencillo y a la vez muy emotivo, en el que el obispo comenzó su homilía con estas palabras de Santa Teresa de Jesús: “si quieres llevar felicidad al mundo entero, ve a casa y ama a tu familia”, manifestando asimismo que Dios quiere que, por medio de la familia, el hombre experimente su verdadera vocación a la santidad. Una vez más, nuestro obispo puso de manifiesto la importancia de la familia cristiana en la sociedad actual, defendiendo la libertad para la educación de los hijos, así como la defensa de la vida.

Tras la homilía se procedió a la bendición de los matrimonios que celebraban sus bodas de plata y oro venidos de distintos puntos de la diócesis, renovando su compromiso matrimonial. El obispo hizo entrega de un icono de la Sagrada Familia bendecido, como recuerdo del evento y para que sirva de ejemplo y espejo donde mirarse la familia para alcanzar la santidad, al igual que la familia de Nazaret. Al finalizar la Eucaristía se procedió a la bendición de todas las familias presentes en la catedral.

Jesús e Inma

Delegados de Familia y Vida

 

Medios