“Un ambiente brutal”: los jóvenes de la diócesis de Guadix ya están en Lisboa para participar en la JMJ

Ya se encuentran en Lisboa los jóvenes de la diócesis de Guadix, dispuestos a participar en los días grandes de la Jornada Mundial de la Juventud y del encuentro con el papa Francisco. Son 34 jóvenes a los que se sumarán en los próximos días otra treintena que llegarán para las celebraciones con el papa. Y junto a los jóvenes, que están acompañados por los delegados de pastoral juvenil y vocacional, viajan el obispo accitano, D. Francisco Jesús Orozco, y el vicario general, José Francisco Serrano.


Hasta ahora, el grupo ha participado de la primera parte de la JMJ, en el centro de Portugal, en la diócesis de Coimbra y, más concretamente, en el pueblo de Lagarteira. Es lo que se conoce como los “Días en las diócesis”, en los que los jóvenes conviven con familias del lugar, celebran la fe con ellos y conocen el entorno. Se preparan así para los días grandes de la JMJ, que se celebran en Lisboa del 1 al 6 de agosto.
Los jóvenes de la diócesis de Guadix han estado cuatro días en Lagarteira, una aldea que pertenece a Santiago da Guarda. En el entorno, había jóvenes de otras diócesis de España y de otros países, con los que han compartido estos días y, sobre todo, han celebrado la fe. La JMJ es esto, compartir la fe con otros jóvenes del mundo e intercambiar experiencias. También, hacer amigos, que seguro que saldrán.
Para Juanjo, un joven de la parroquia de Benalúa, hay “un ambiente brutal” en las celebraciones, en los momentos de fiesta, en las excursiones, con las familias,… Precisamente, la acogida de las familias, con las que han convivido estos cuatro días, es lo que destaca Rocío, también de Benalúa, que refiere cómo en la despedida alguna lágrima ha habido y, especialmente, mucho agradecimiento por el trato recibido y porque les han abierto sus casas y sus vidas.
Mons. Orozco también ha manifestado estos días el buen ambiente que se vive en la JMJ, la acogida que les han dispensado las familias de Lagarteira, la alegría de los jóvenes, la fiesta, la convivencia, la celebración de la fe…. Él ya vivió algunas JMj cuando era un sacerdote joven en Córdoba y ahora sigue disfrutando de esta experiencia que une a los jóvenes entre sí y a los jóvenes con el papa. Dice que, con todas estas vivencias, en las JMj ocurren auténticos milagros.

Camino a Lisboa
Salieron de Guadix el 26 de julio y han pasado todos estos días en Lagarteira. El lunes 31 de julio, después de las despedidas, salieron para Lisboa, para participar en los actos centrales de la JMJ y para recibir al papa Francisco. En el camino hacia la capital, hicieron un alto en Fátima, para rezar ante la Virgen, como hará el papa Francisco el sábado 5 de agosto.
Y por la tarde, en Cascais, a las afueras de Lisboa, hubo una gran celebración de la Eucaristía con todos los jóvenes que han ido de España, unos 80.000. Presidió el Cardenal Omella, presidente de la Conferencia Episcopal Española. Los sacerdotes y el obispo concelebraron y, después, cantaron con todos los jóvenes en el festival que hubo tras la Misa, hasta bien entrada la noche. Sin duda, una gran tarde de fiesta, anticipo de lo que les espera estos días de JMJ.
El papa llegará el 2 de agosto a Lisboa. Este martes día 1, habrá numerosas actividades en los espacios reservados para la JMJ y, por la tarde, un gran festival, con más de 100 grupos musicales, de los cinco continentes y en 9 escenarios. Sigue la fiesta, la fiesta de la fe, la fiesta de los jóvenes.

Antonio Gómez
Delegado diocesano de MCS. Guadix