Tercer campo de trabajo en la parroquia de Jérez del Marquesado

Y ya van tres. Es el tercer campo de trabajo que se realiza en la parroquia de Jérez del Marquesado con la participación de 62 personas directamente (niños y adolescentes) y un total de 15 monitores. Se suele decir que a la tercera va la vencida, y aquí parece que se ha cumplido, pero no a la tercera, sino desde la primera vez que se realizó allá por el año 2011.
Si es verdad que ha sido a la tercera vez cuando se ha conseguido que un amplio grupo de monitores, jóvenes y menos jóvenes, sean de Jérez del Marquesado; y la verdad, que la experiencia ha merecido la pena. Han estado acompañados y formados por miembros de la comunidad de la Iglesia de San Francisco de Granada, que ya es su tercer año que también participan con nosotros dada su amplia experiencia en este tipo de actividades. Tanto a los de SanFra (Granada) como a los de Jérez del Marquesado, le agradecemos su entrega y dedicación.

También agradecemos los apoyos prestados del ayuntamiento y sus concejales, de familias del pueblo que nos han invitado a comer o han aportado alguna cosa para el mejor desarrollo del campo de trabajo.
En la última semana del mes de julio se ha realizado dicha experiencia que, se suele esperar como agua de mayo, por toda la población jerezana. Ante la expectativa que ello representa, se tuvieron que poner límites en las inscripciones, dando prioridad a aquellas personas que habían participado durante todo el año en la catequesis parroquial, dejando algunas plazas para los niños que en verano vienen a pasar unos días con los abuelos y la familia.
Este año el campo de trabajo, que se realiza de domingo a domingo, ha tenido como eje conductor las orientaciones sacadas de la Palabra de Dios de la Eucaristía dominical que hacía de pórtico de entrada de dicho campo de trabajo como también lo fue de cierre. Tres eran las actitudes con las que se regiría toda la semana: hospitalidad, escucha y servicio (Gén 18,1-10; Col 1,24-28 y Lc 10,38-42). Una nueva experiencia maravillosa en la que se ha sacado tiempo para orar, celebrar, cantar, reír, estudiar, compartir. Y las actividades muy diversas: juegos, piscina, cantos, teatro, verbena, yimkanas, charlas sobre prevención en adicciones, catequesis, senderismo, convivencia,... que han implicado a las familias y a otras personas del pueblo. La Eucaristía final se ha celebrado en la sierra de Jérez del Marquesado, en el área recreativa "La Tizná", conocida entre los jerezanos como el campamento, donde se hizo un balance de toda la semana. Las caras de las personas allí presentes lo decían todo, hay que volver a repetir el año que viene. Pues eso esperamos, que sea posible.
Los participantes directos, o sea los niños y adolescentes, han valorado positivamente el día de actividades en la piscina municipal. Los padres y madres valoran la charla formativa sobre diversos temas de educación, catequesis y prevención en adicciones. Los monitores valoran la tarde que se emplea en visitar a los enfermos para llevarles la comunión. Todas ellas son experiencias inolvidables que marcan un antes y un después en esta semana tan intensa.
Damos gracias a Dios y a la Virgen de la Purificación "La Tizná" porque todo lo ponemos en sus manos y sentimos cercana su presencia y apoyo durante esta y otras muchas actividades, pues con tanta gente y, tanto ir y venir, no hay ningún incidente reseñable que nos eche para atrás. Gracias.
J. Tortosa
Párroco de Jérez del Marquesado.