Septiembre: la creación como inicio del nuevo curso

 

La diócesis de Guadix, se suma al “Movimiento Católico Mundial por el Clima”, una iniciativa enmarcada por la Encíclica “Laudato Si’” en la que el papa Francisco nos invita a escuchar tanto el clamor de la tierra, como el clamor de los pobres. Dios creó el mundo y es nuestra obligación cuidarlo y que al igual que lo disfrutamos, lo puedan disfrutar las generaciones venideras.

El Papa Francisco nos desafía a cuidar nuestra casa común, nuestro hogar, mediante el crecimiento en la fe, la esperanza y el amor, y así vivir en relaciones saludables con Dios, el prójimo y toda la creación. Estamos llamados a ser ciudadanos ecológicos, para tomar decisiones prudentes y tomar acciones audaces. En particular, el asunto del cambio climático, se nos advierte reducir las emisiones de contaminantes como el dióxido de carbono, cuando está en nuestro control. Haciendo esto, vamos a nutrir y sustentar la vida humana en todas sus etapas, así como proteger a la bondad y la belleza del gran regalo del entorno natural de Dios. En resumen, vivir Laudato Si’ encarna el bien común.

La vía de actuación serán los Círculos Laudato Si’, que son pequeños grupos de personas que se reúnen regularmente para profundizar su relación con Dios como Creador y con todos los miembros de la Creación, a través de tres pilares fundamentales:

  • Oración: Oración con y por la creación, por ejemplo, orando en lugares abiertos o con un examen ecológico.
  • Reflexión: Reflexión sobre el proceso continuo de conversión ecológica de los participantes, particularmente en lo referente a cuestiones de simplicidad y consumo.
  • Acción: Acción grupal, como el involucramiento de la comunidad local, el activismo, la transformación ecológica de instalaciones católicas locales, la desinversión de combustibles fósiles, la participación en el Tiempo de Creación y más.

El mes de septiembre es el mes de la Creación y en los últimos años, los líderes religiosos de todo el mundo han formulado declaraciones en las que animan a los fieles a dedicar tiempo a cuidar de la creación durante este mes de celebración. Este periodo comienza el 1 de septiembre, con la Jornada Mundial de Oración por el Cuidado de la Creación, y termina el 4 de octubre, en la fiesta de San Francisco de Asís, el santo patrón de la ecología amado por muchas denominaciones cristianas. A lo largo del mes de celebración, los 2.200 millones de cristianos del mundo nos unimos para cuidar de nuestra casa común.

Francisco Antonio González Navarrete

Web del Movimiento Católico Mundial por el Clima