Semana de Oración Vocacional: huellas que hacen camino

Ahora es tu momento, Dios te envía a ser testigo, a dejar huella, a ser para los demás, a caminar con él.

 

Palabra

Id, pues, y haced discípulos a todos los pueblos, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo; enseñándoles a guardar todo lo que os he mandado. Y sabed que yo estoy con vosotros todos los días, hasta el final de los tiempos (Mt 28, 19-20).

Para pensar, para rezar

Tú, joven, estás llamado, invitado, a superar todas las dificultades, a dar testimonio de Cristo. ¿Dónde? ¿cómo? En lo pequeño, en lo cotidiano; pero también en lo grande, con tu vida, creando una familia, en el sacerdocio o en la vida religiosa u otra forma de consagración. Como decía san Juan Pablo II, no tengas miedo, busca a Cristo, mira a Cristo, vive en Cristo. Tu sed de vida, de felicidad, se encontrará saciada en Jesús. Él suscita en vosotros «el deseo de hacer de tu vida algo grande para mejoraros a vosotros o a la sociedad haciéndola más humana y más fraterna».

Tu corazón, corazón joven, quiere construir un mundo mejor. Sigo las noticias del mundo y veo que tantos jóvenes, en muchas partes del mundo, han salido por las calles para expresar el deseo de una civilización más justa y fraterna. Los jóvenes en la calle. Son jóvenes que quieren ser protagonistas del cambio. Por favor, no dejen que otros sean los protagonistas del cambio. Ustedes son los que tienen el futuro. Ustedes... Por ustedes entra el futuro en el mundo. A ustedes les pido que también sean protagonistas de este cambio. Sigan superando la apatía y ofreciendo una respuesta cristiana a las inquietudes sociales y políticas que se van planteando en diversas partes del mundo. Les pido que sean constructores del futuro, que se metan en el trabajo por un mundo mejor. Queridos jóvenes, por favor, no balconeen la vida, métanse en ella, Jesús no se quedó en el balcón, se metió; no balconeen la vida, métanse en ella como hizo Jesús (papa Francisco. Vigilia JMJ Río).

Es el momento de decir “sí” a Cristo, de dar a conocer a Cristo en todos los rincones. Es tu momento, el momento de dejar huella, no tengas miedo, él no tiene en cuenta tus imperfecciones, abre tus puertas a Cristo, sino le sirves a él, tu vida queda en balde.

Hoy te invito a que te preguntes: ¿Qué sentido doy a mi vida? ¿quiero dejar huella? ¿por qué no con mi vida? ¿qué me pide hoy Jesús?

 

Misión del día

Hoy te invito a que te imagines a ti mismo dentro de diez años. Escríbelo en un papel, ¿cómo quieres dejar huella?, ¿cómo vas a responder a lo que te pide hoy el Señor? Lleva el papel a una capilla o a una Iglesia y ponlo al lado del sagrario, es tu ofrenda, es tu huella. Atrévete a decirle: tú eres el rey de todo y aquí me entrego, Dios.

 

Oración

Testigo Si te atacan, déjame ser testigo de la defensa. Quiero gritar al mundo nuestra amistad y tu justicia, aunque demasiadas veces te he fallado. Intentaré, esta vez, soltar la piedra y escribir, en la arena palabras de amor, como tú me enseñaste. Déjame mostrar el barro que tú vuelves tesoro si te dejo ser alfarero de mis días. Contaré las historias que aprendí de ti. Expondré tu lógica que trastoca protocolos Y aunque mi palabra sea solo balbuceo, basta un eco de tu voz para despertar, en otros, nostalgias de infinito. Sé que tú no necesitas mi defensa, pues tu evangelio ya venció. Soy yo, que necesito ser más discípulo, aprendiendo, de ti, a hacer de la vida hogar y fiesta. Que quien me escuche, te oiga y quien me busque, te halle. Que quien me encuentre te abrace, Y quien me mire, te vea. José María R. Olaizola

Para escuchar

Pequeña gran revolución. Izal:

https://www.youtube.com/watch?v=8Ti1N9ECSXk

Te llevaré. Sara y Mingos:

https://www.youtube.com/watch?v=SRfd14p4zB8