Seises y procesión claustral para culminar la Octava del Corpus en la Catedral

Con el baile de los Seises y una procesión claustral terminaron, en la Catedral de Guadix, las celebraciones de la Octava del Corpus. Se ponía fin, así a dos domingos en torno a lo que supone la presencia real de Jesucristo en la Eucaristía, que se viven con intensidad en toda la Iglesia y, de manera particular, en la Catedral de Guadix, donde los Seises danzan ante el Santísimo. Y así lo hicieron un año más, tanto el domingo 11 como el 18 de junio.


La Octava del Corpus se celebró también por la tarde, dado que en este tiempo suele hacer calor. En la homilía, el obispo, D. Francisco Jesús Orozco, habló de lo que supone la presencia de Jesucristo en la Eucaristía y, al hilo de las lecturas de ese domingo, de lo mucho que nos quiere Dios y de cómo, al igual que a los discípulos, a nosotros también nos llama a seguirle y a ser sus testigos.
Antes de finalizar la Misa, los Seises volvieron a danzar sobre el escenario, un privilegio que solo disfrutan las catedrales de Toledo, Sevilla y Guadix, y que tiene siglos de historia.
Terminó la Octava del Corpus con una procesión claustral con la custodia, recorriendo las naves de la Catedral.

Antonio Gómez
Delegado diocesano de MCS. Guadix