Quinto día de la visita ad limina: “vuelvo a la diócesis de Guadix confirmado en la fe”

 

La visita ad limina va recorriendo sus últimos pasos. El viernes 21 de enero, comenzaba la jornada con la celebración de la eucaristía en el Colegio Español de Roma, a las 7:30 de la mañana. A ella se sumaba la participación de los colegiales.

La misa ha sido presidida por el obispo de Almería, D. Antonio Gómez Cantero, que celebraba el quinto aniversario de su ordenación episcopal. En la homilía, ha hecho referencia a tres imágenes que le han ayudado y le siguen estimulando para ser él, el pastor que la Iglesia quiere y necesita: la imagen de Dios Padre misericordioso, la imagen de un pastor de su pueblo llamado Manuel que siempre iba en el centro del rebaño y la imagen de la parábola del Buen Pastor del Evangelio. Así mismo, animaba a sus hermanos y a todos los colegiales a seguir las huellas del Buen Pastor que es Cristo.

Para nuestro obispo, D. Francisco Jesús, era un día grande y lleno de alegría. Tras una semana de intenso trabajo en las diferentes congregaciones y dicasterios del Vaticano, donde ha podido escuchar, dialogar y compartir los retos y esperanzas, era el momento del encuentro con el Santo Padre.

Por eso, a las 9:30 de la mañana, puntuales, todos los obispos estaban preparados esperando el autobús que los llevaría del Colegio Español al Vaticano. ¡Todos con el traje de “gala”! La cita era a las 10:00 con el sucesor de Pedro.

En la audiencia, que ha durado casi tres horas, dos horas y cincuenta minutos para ser exactos, el papa los ha alentado y animado. Sus palabras han llenado de serenidad y esperanza a los 17 obispos de este tercer grupo de las provincias eclesiásticas de Sevilla, Granada y Mérida-Badajoz. La cercanía del papa ha hecho que sea un encuentro de verdadera comunión y “de un padre con sus hijos”.

Además, en la audiencia, el santo padre se ha preocupado por todas y cada una de las diócesis. Ha alentado a nuestro obispo a seguir trabajando en la diócesis accitana con ilusión y con empeño, como hasta ahora, recordándole la grandeza de nuestra tierra que tiene grandes y profundas raíces cristianas.

El papa Francisco les ha hablado también de la inmigración, la sinodalidad, la cercanía y la misericordia de los pastores al pueblo de Dios... Ha tenido una mención especial por Canarias y todo lo vivido con el volcán. Y, finalmente, los ha animado a afrontar la nueva evangelización.

El sábado 22 de enero concluirá esta semana intensa pero gozosa con la visita a la Secretaría de Estado del Vaticano.

Sigamos rezando por nuestro obispo, por la visita ad limina apostolorum y sus frutos.

Antonio Travé

Roma