Mons. Orozco asistió a la imposición del palio arzobispal al metropolitano de Granada

Mons. Francisco Jesús Orozco asistió, en la catedral de Granada, a la celebración e imposición del palio arzobispal a Mons. José María Gil Tamayo, arzobispo de Granada. La celebración tuvo lugar el sábado 30 de septiembre, en el transcurso de una Eucaristía, que estuvo presidida por el nuncio del papa en España, Mons. Bernardito Auza. Junto al obispo de Guadix, concelebraron otros obispos de la Provincia Eclesiástica de Granada, de la que Mons. Gil Tamayo es el metropolitano, y el arzobispo emérito, Mons. Javier Martínez.


El palio arzobispal es un ornamento que llevan los papas y los arzobispos y que habla, al mismo tiempo, de la comunión de los metropolitanos con el papa y de la labor de pastorear al pueblo de Dios, como el “buen pastor” que va delante de las ovejas y las cuida.
De lo que representa este ornamento habló el nuncio durante la homilía, comentando cómo el palio es símbolo de la comunión con el santo padre y en la Provincia Eclesiástica, así como el símbolo del Buen Pastor, en referencia a Jesucristo, que apacienta el rebaño, llevando la oveja sobre sus hombros, y va en busca de la oveja perdida, hasta dar su vida por ella. También se refirió al oficio de “metropolitano”, que conlleva la tarea de procurar que “la familia cristiana permanezca unida en la confesión de Jesucristo, en la comunión y en la caridad”.
Como informa el secretariado de MCS del arzobispado de Granada, Mons. Gil Tamayo, al tomar el palio, renovó su comunión, fidelidad y afecto al Papa Francisco y su magisterio. Y, en sus palabras, habló de la unidad en la Iglesia y de la necesidad de “trabajar por el bien común de toda la sociedad, evitando dejarse arrastrar por el ambiente de polarización actual y que enfrenta a unos contra otros.
El palio arzobispal que le fue impuesto a Mons. Gil Tamayo fue bendecido y entregado por el papa Francisco en la Eucaristía celebrada en la Basílica de San Pedro, en Roma, el pasado 29 de junio. Ese día recibieron el palio los nuevos arzobispos nombrados durante el último año en todo el mundo, entre ellos el de Granada.

Antonio Gómez
Delegado diocesano de MCS. Guadix