Más de una treintena de niños pequeños recibieron la bendición en la Catedral y un escapulario

 

El viernes 2 de febrero, la Catedral de Guadix vivió una celebración muy especial: la bendición de niños y niñas, con motivo de la fiesta de la Presentación del Niño Jesús en el Templo. Fue por la tarde y asistieron unos 35 niños con sus padres y algunos familiares, entre los que también había abuelos. La celebración estaba organizada por la delegación de Familia y Vida, que regaló a cada niño un escapulario bendecido.

 

Los asistentes a esta Misa se convocaron primero en la iglesia del Sagrario, contigua a la Catedral. Allí se celebró la primera parte de la liturgia, con la bendición de las velas, ya que es la fiesta de la Luz o de las Candelas. También se bendijeron dos tórtolas, como las que se refieren en el Evangelio. Después, se inició una procesión hasta el altar de la Catedral, donde se celebró la Misa.

En la Eucaristía se bendijeron unos escapularios que se regalaron a los niños. También se les entregó a los padres una estampa con la imagen de la Virgen y una oración, para que la recen por sus hijos.

Desde la delegación de Familia y Vida subrayan el ambiente de fe que había y sobre todo la confianza en Dios, de padres y abuelos, al solicitar la bendición para los más pequeños. Destacan también que fue una celebración entrañable, muy participada y que habrá que repetir el año que viene.

Al terminar, todos pudieron compartir un bizcocho en la sacristía.

Antonio Gómez

Delegado diocesano de MCS. Guadix