Los sacerdotes del Arciprestazgo de la Sagra-Huéscar se reúnen de forma telemática

La pandemia que estamos viviendo, y que en estos momentos está atacando con más virulencia a la provincia de Granada, ha hecho que haya que reorganizar muchas tareas pastorales. Este ha sido el caso de la reunión de los sacerdotes del arciprestazgo de La Sagra- Huéscar, que, ante la situación sanitaria, se ha celebrado de manera online, el pasado 11 de noviembre, fiesta litúrgica de San Martín de Tour.


La reunión comenzó con el rezo del Ángelus, dirigido por el decano de nuestro arciprestazgo, Horacio Yruela, párroco de Castilléjar. Después, se leyó el acta de la reunión anterior, que era aprobada hechas las respectivas correcciones.
Entrados en materia, Sebastián Robles, párroco de Cúllar, informó sobre los temas tratados en el último Consejo de Presbíteros del pasado miércoles 28 de octubre y la situación de las actividades pastorales ante las nuevas medidas y restricciones dictadas por causa de la pandemia hasta el 23 de noviembre.
A la reunión también se sumó, para gran alegría de todos los sacerdotes del arciprestazgo, el obispo, Don Francisco Jesús Orozco. Se dirigió al grupo de los sacerdotes del arciprestazgo con unas cariñosas palabras y, abriendo su corazón, compartió con todos nosotros cómo estaba viviendo esta situación, a la cual no es ajeno. Nos alentó a seguir ofreciendo nuestra atención, escucha, cercanía y consuelo de Dios en las parroquias. En un tono cariñoso y cercano, recordó que siempre debemos seguir las normas de las autoridades sanitarias, animándonos a seguir creando verdaderos vínculos de fraternidad los unos con los otros en el arciprestazgo.
Igualmente, cada uno de los sacerdotes pudo exponer las distintas realidades y situaciones de las parroquias y pueblos a los que sirven, compartiendo experiencias personales y dudas que, con toda confianza, se las expusieron al obispo.
Don Francisco Jesús se despidió dando gracias a Dios, que en estos momentos nos sigue ayudando, a la vez que le pidió las fuerzas y ánimo necesarios para estar a la altura de esta situación y cuidar siempre de los demás con amor. Terminó haciendo una oración a la Madre del cielo para que tengamos también un amor hacia ella, sin olvidarnos de la responsabilidad y esmero en cumplir bien lo que nuestras autoridades nos ofrecen en este momento de crisis sanitaria.
Desde el arciprestazgo agradecen la cercanía del obispo y las oraciones y preocupación por los sacerdotes que se encuentran ejerciendo el ministerio sacerdotal en este bello rincón de la diócesis de Guadix.
José Martínez
Arcipreste de La Sagra-Huéscar