La Vicaría General propone un protocolo para el inicio de las catequesis en la diócesis de Guadix

El vicario general, José Francisco Serrano, ha hecho llegar a las parroquias un protocolo de actuación para el inicio de las catequesis en las parroquias. Dichas recomendaciones se han hecho llegar a los párrocos para que se apliquen en el inicio del curso catequético, que suele comenzar a mediados de septiembre. En líneas generales, se indica que se actuará en las parroquias del mismo modo que se actúe en las escuelas.


Así, como en los colegios, se intentará que la catequesis sea presencial. Si por las causas que fuese, no pudiesen ser de este modo, se buscaría una modalidad semipresencial u online. Pero se debe tender a que las sesiones sean presenciales, manteniendo todas las medidas recomendadas.
Esas medidas para prevenir contagios, como en los centros escolares, pasan por el uso permanente de la mascarilla, la distancia de seguridad de 1’5 metros, el uso de gel desinfectante y el establecimiento de grupos burbuja. Para ello, se recomienda la entrada escalonada a las catequesis, cuando el número de niños sea muy grande e, incluso, se propone el uso del templo -mucho más amplio- cuando haya muchos niños por curso. También se propone que, de ser necesario, se distribuyan los días de catequesis a lo largo de la semana, para evitar aglomeraciones.
Al entrar y salir de la catequesis, los niños deberán lavarse las manos con gel hidroalcohólico. Y el lugar donde se ha realizado la catequesis, también, deberá ser desinfectado.
Además, se sugiere que se posponga el inicio de la catequesis al mes de octubre, para ver cómo funcionan todas estas medidas en la escuela, donde ya se están aplicando. De esta manera, se podrá comenzar con la experiencia de los colegios, para evitar riesgos.
Desde la Vicaría General se insiste en que se debe buscar impartir las catequesis de manera presencial, aunque, de manera coyuntural, se puedan realizar de otra manera -semipresencial u online- si la situación sanitaria así lo recomienda. Pero, mientras sea posible, la presencialidad debe ser lo deseable.
Antonio Gómez