La iniciativa “Tiempo de la Creación”, del papa Francisco, termina este domingo

 

Pero el tiempo de la creación sigue, porque tenemos que cuidar nuestra casa común que es la tierra, también en la diócesis de Guadix

Hoy 4 de octubre finaliza el “Tiempo de la Creación”. En la diócesis de Guadix, clausuramos esta jornada con la celebración de la una Eucaristía de acción de gracias en la catedral, presidida por nuestro obispo, D. Francisco Jesús Orozco. El “Tiempo de la Creación” comenzó el pasado 1 de septiembre y, desde entonces, se ha estado trabajando en distintas líneas de actuación para desarrollar en el presente curso diocesano.


Estamos inmersos en el Año Diocesano del Corazón de Jesús, el 75 aniversario de la consagración de la diócesis y entronización de la sagrada imagen en la torre de la catedral. Otro gran acontecimiento es el “Año Jubilar” por el 150 aniversario del nacimiento y bautismo del beato Manuel Medina Olmos. Dos acontecimientos marcados por la pandemia del COVID-19. En estos momentos tenemos que plantearnos, más que nunca, el agravio que el ser humano ha realizado contra la creación de Dios.
Hemos crecido pensando que éramos sus propietarios y dominadores, autorizados a expoliarla. La violencia que hay en el corazón humano, herido por el pecado, también se manifiesta en los síntomas de enfermedad que advertimos en el suelo, en el agua, en el aire y en los seres vivientes. Por eso, entre los pobres más abandonados y maltratados, está nuestra oprimida y devastada tierra, que «gime y sufre dolores de parto» (Rm 8,22). Olvidamos que nosotros mismos somos tierra (cf. Gn 2,7). Nuestro propio cuerpo está constituido por los elementos del planeta, su aire es el que nos da el aliento y su agua nos vivifica y restaura”. (Laudato Si’ 2)
La diócesis de Guadix, se suma a las actuaciones propuestas por el Papa Francisco en su Encíclica Laudato Si’, con una serie de actividades dirigidas a los más pequeños, a través de la delegación de Juventud y con los responsables de la catequesis. Los formadores, deben transmitir el amor a la creación con una serie de directrices propuestas por el Sr. obispo, como concienciar a los más pequeños del uso responsable del agua en la casa o el ahorro de energía que, además de reportar un beneficio económico, son actuaciones encaminadas a la construcción de un mundo mejor y regenerado.
Otra de las líneas en las que se está trabajando es en la formación que los sacerdotes impartirán en los consejos parroquiales, para construir lo que el papa Francisco denomina “Eco-parroquias”. Con esta iniciativa, se pretende que una parte de la atención pastoral vaya encaminada a la toma de conciencia, en las fuerzas vivas de la parroquia, sobre el respeto a la “Casa Común”, que es nuestro planeta.
Las hermandades y cofradías son otro pilar fundamental imprescindible dónde desarrollar y poner de manifiesto el daño que provocamos a causa del uso irresponsable y del abuso de los bienes que Dios ha puesto a nuestro servicio. Se trabajará para que cada cofradía o hermandad tenga una vocalía asociada que se encargue de transmitir el mensaje del papa Francisco.
La delegación de Familia y Vida, porque en el seno de la familia nacen los valores del respeto y la educación, también ofrecerá propuestas para que los padres eduquen a sus hijos en el respeto al mundo que nos rodea.
Don Francisco Jesús Orozco ha creado recientemente el secretariado de Turismo Espiritual, dónde no solo mostramos el patrimonio cultural y artístico de la diócesis, sino que este secretariado lleva consigo una línea de difusión y puesta en valor del patrimonio natural que Dios ha puesto en nuestra diócesis, en la que tenemos un parque Nacional, varios parques naturales y otros tantos espacios protegidos. La diócesis de Guadix coincide casi en su totalidad con el Geoparque de Granada, un lugar mágico y único que hay que cuidar para su futura conservación.
La Iglesia de Guadix, es una “Iglesia en salida”. Por este motivo, nuestro obispo diocesano, inspirado en la encíclica Laudato Si’ y en la iniciativa “Tiempo de la Creación”, pone al servicio de los fieles el conocimiento del respeto a la “Casa Común”. Nuestra Iglesia tiene mucho que decir y hacer, dando a conocer estos lugares de naturaleza singular, porque no se puede amar lo que no se conoce.
Antonio Navarrete