La II Peregrinación Diocesana de Jóvenes llega hoy a Huéneja, al santuario de la Virgen de la Presentación

La diócesis de Guadix está celebrando este fin de semana la II Peregrinación Diocesana de Jóvenes. Comenzó en Jérez del Marquesado el viernes 26 de septiembre y llegará a Huéneja este sábado día 26. Y, aunque el destino de la Peregrinación es el santuario de la Virgen de la Presentación, en Huéneja, la peregrinación de este año terminará en la catedral de Guadix, el domingo día 27, en la celebración de la Misa de 12. Solo un grupo reducido de jóvenes ha podido hacer la peregrinación, para que haya seguridad en el recorrido, a causa de la pandemia. Y el obispo, D. Francisco Jesús Orozco, que ya la hizo el año pasado, ha querido acompañar a los jóvenes también este año


La verdad es que este año todo es distinto, desde el número de asistentes a la peregrinación hasta la forma de hacer el recorrido. La pandemia ha hecho que se tengan que adoptar medidas extraordinarias y, aunque lo fácil hubiese sido suspenderla, se ha querido mantener, eso sí, de una manera casi simbólica. Solo están realizando la peregrinación un grupo de 8 jóvenes, en representación de los jóvenes de toda la diócesis. Así, con el obispo y el delegado de Juventud, suman un grupo de 10 personas, que es el máximo permitido a causa de las restricciones sanitarias. Además, no habrá encuentros con las comunidades parroquiales por donde están pasando, para minimizar riesgos. Solo la peregrinación, a solas, hasta llegar a Huéneja. Así, la marcha se aligera y podrán llegar a Huéneja este mismo sábado.
También es nuevo este año que la peregrinación termine en la catedral, mañana domingo. Será en la Misa de 12, que estará presidida por el obispo. A esta celebración sí están invitados los jóvenes que hubiesen querido ir y no han podido hacerlo. En la catedral hay aforo suficiente y, al menos, podrán participar de esa celebración que, sin duda, también será especial.
La II Peregrinación Diocesana de Jóvenes está organizada por la delegación de Juventud. Es la segunda vez que se realiza y ha nacido con la pretensión de convertirse en una tradición en la diócesis de Guadix. Por el momento, ni la pandemia ha pido con ella.
Antonio Gómez.