La Hermanas Obreras del Corazón de Jesús celebraron el aniversario de su fundación y la renovación de votos de la hermana Fideline

La comunidad de religiosas Hermanas Obreras del Corazón de Jesús que hay en Guadix celebró, el 15 de noviembre, el aniversario de la fundación de su congragación. Lo celebraron en la Catedral de Guadix, donde estas religiosas desempeñan su trabajo pastoral, como parte de su compromiso con la diócesis.


En esa celebración, además, la hermana Fideline, de nacionalidad congolesa, renovó sus votos, es decir, volvió a comprometer su vida por medio de los consejos evangélicos, diciendo como María, sí al Señor. Una renovación de votos que, junto a la celebración del aniversario, hicieron de ese día una jornada muy especial.
Para estas religiosas, como ellas mismas dicen, fue “sin duda un momento de acción de gracias, ante todo, por la fidelidad de Dios que nos llama para su servicio y, al igual que nos llama, nos ofrece los medios para que podamos servirle. Nuestra fidelidad siempre es consecuencia de la suya, que permanece siempre”.
Estas religiosas, al tiempo que dan gracias por todo lo recibido, no dejan de rezar por als vocaciones, tan necesarias en la Iglesia y para el mundo: “Seguimos orando al Señor, Dueño de la mies, que siga llamando a los hombres y mujeres de hoy, sobre todo porque esa llamada nos planifica y dota de sentido a nuestra existencia, que es lo que realmente nos hace felices . Nuestro mundo, nuestro pueblo, sigue necesitando de testigos que vivan con gusto y alegría, que hagan del servicio y la donación a los demás su estilo de vida, que sepan pasar por el mundo haciendo el bien, como lo hizo Jesús”.
Las Hermanas Obreras del Corazón de Jesús fueron fundadas en Villanueva de Córdoba, en 1949, por la Madre María Jesús Herruzo y el Padre Pedro Castro Quero.

Antonio Gómez
Delegado diocesano de MCS. Guadix “