La Catedral de Guadix acogió la celebración de la Jornada Mundial de los Abuelos y personas Mayores

Junto a los abuelos, los jóvenes vivieron la Misa del envío para participar en la JMJ de Lisboa

Su misericordia se extiende de generación en generación: este es el lema de la III Jornada Mundial de los Abuelos y de los Mayores, que se ha celebrado el domingo 23 de julio. Es un tema que nos reconduce a aquel encuentro bendito entre la joven María y su pariente anciana Isabel.

Es hermosa este año, la cercanía entre la celebración de la Jornada Mundial de los Abuelos y de los Mayores y de la Juventud; ambas tienen cómo tema la “prisa” de María para ir a visitar  a Isabel.

Y así se ha celebrado en Guadix. En la mañana del día 23 de julio, se ha celebrado en la SARI Catedral de Guadix la Jornada Mundial de los Abuelos y de los Mayores, mediante la bendición de los abuelos y personas mayores asistentes a la Eucaristía. Ha sido una celebración muy emotiva en la que, además de la bendición de los mayores, se ha procedido al envío de los jóvenes que acudirán a la Jornada Mundial de la Juventud, de Lisboa.

Nuestro obispo ha dedicado unas palabras preciosas en su homilía, tanto a jóvenes cómo a abuelos y personas mayores. Así, y haciendo referencia al mensaje del Santo Padre Francisco para esta jornada, ha anunciado nuestro obispo que: “el Señor espera que los jóvenes, al encontrarse con los ancianos, acojan la llamada a custodiar la memoria y reconozcan, gracias a ellos, el don de pertenecer a una historia más grande” “Para los más ancianos, en cambio, la presencia de un joven les da esperanza de que todo lo que han vivido no se perderá y que sus sueños pueden realizarse”.

También nos ha insistido en que “no los dejemos solos, su presencia en las familias y en las comunidades es valiosa, nos da la conciencia de compartir la misma herencia y de formar parte de un pueblo en el que se conservan las raíces. Si, son los ancianos quienes nos transmiten la pertenencia al Pueblo santo de Dios”.

Ha concluido su homilía con un bonito mensaje del Papa para jóvenes y abuelos: A ustedes, jóvenes, que se están preparando para ir a Lisboa o que vivirán la Jornada Mundial de la Juventud en sus lugares de origen, quisiera decirles: antes de ponerse en camino vayan a encontrar a sus abuelos, hagan una visita a un anciano que esté solo. Su oración los protegerá y llevarán en el corazón la bendición de ese encuentro. A ustedes ancianos les pido que acompañen con la oración a los jóvenes que van a celebrar la JMJ”.

Ha sido un bonito encuentro entre abuelos, personas mayores y jóvenes, en el que se ha puesto de manifiesto la importancia de nuestros mayores para la transmisión de la fe y de la esperanza a las nuevas generaciones.

Jesús e Inma

Delegados de Familia y Vida