La Calahorra ha celebrado los 425 años de su Pila Bautismal

La parroquia de la Calahorra ha vivido una celebración muy especial, el pasado 24 de junio, fiesta de San Juan Bautista. Se cumplían, ese día, nada menso que 425 años de la llegada de la Pila Bautismal a la parroquia y quisieron celebrarlo, con una Misa, renovación de las promesas bautismales y oración por todos los que han sido bautizados en estos 425 años.
El 13 de marzo de 1598, el cantero de Olula, Damián Pla Navarro, se comprometía a realizar una Pila Bautismal para la Iglesia de La Calahorra, de mármol blanco de Macael. Debía de estar para el día de San Juan de ese año. Cobró por el trabajo 50 ducados.
Por ese motivo y celebrando la Natividad de San Juan Bautista, se ha celebrado la Santa Misa y, en el trascurso de la misma, los fieles se han dirigido a la Capilla Bautismal, tras la Cruz parroquial. Allí han renovado las promesas bautismales y se ha bendecido el agua, con la que después han sido bendecidos. Tras la Misa, los fieles han recogido agua para llevarse a sus casas, pues son muchos los que gustan de usar y rezar en su casa con agua bendita.
Ha sido una celebración sencilla, a la que ha acudido un numeroso grupo de fieles. Se ha hecho memoria agradecida por tantos calahorreños que han sido bautizados en esta Pila a lo largo de estos 425 años. Entre ellos, se encuentra el Beato Joaquín Gisbert, que recibió la gracia del Bautismo el 15 de abril de 1903.
José Manuel Suárez
Párroco de La Calahorra