Este Martes Santo se celebra la Misa Crismal en la catedral de Guadix

 

La Misa Crismal, que se celebra el Martes Santo, a las 12 de la mañana, en la catedral accitana, será retransmitida a través de Youtube

 Este martes 30 de marzo, martes santo, la catedral accitana acoge la celebración de la Misa Crismal. Será a las 12 de la mañana, concelebrarán los sacerdotes de la diócesis y estará presidida por el Obispo, Mons. Francisco Jesús Orozco . Se trata de una celebración singular, a la que pueden asistir los fieles que lo deseen, hasta completar el aforo permitido que, en estos tiempos de pandemia, queda muy reducido. Y, aunque no están permitidas las procesiones por las calles, de esta Misa sí que saldrá “una procesión” de los óleos consagrados desde la catedral hasta las parroquias, para la administración de los Sacramentos.

Se trata de una celebración importante en el trascurso de la Semana Santa, cuyo día propio es el Jueves Santo, pero que se traslada al martes para facilitar la asistencia de los sacerdotes. En este tiempo de pandemia, además de las limitaciones de aforo, se establecerá distancia entre los asistentes y, por supuesto, será obligatorio el uso de la mascarilla.

Para los que no puedan asistir, podrán seguir la celebración a través del canal de YouTube de la catedral, pues será retransmitida en directo.

Los sacerdotes están convocados una hora antes en la iglesia del Sagrario para asistir a una meditación que este año estará dirigida por el sacerdote Ramiro Avidad, recientemente ordenado.

Se trata, sin duda, de una celebración muy especial, muy solemne y muy significativa, que llega cada Semana Santa y a la que estamos invitados todos.

Oleos y Crisma para todo el año

La Misa Crismal tiene su lugar específico en el itinerario de la Semana Santa. Su lugar es el Jueves Santo, por la mañana, antes de la celebración de la Cena del Señor. Sin embargo, por razones pastorales y para facilitar la asistencia de los sacerdotes y los fieles que lo deseen, se adelanta a la mañana del martes. Aunque cambie de día, no pierde su significación ni su solemnidad.

Además de la celebración de la Eucaristía, en esta Misa, los sacerdotes renovarán las promesas sacerdotales, que un día hicieron cuando fueron ordenados, muchos de ellos en la misma catedral. Por eso, es una celebración muy especial para todos los sacerdotes y para el mismo obispo.

Además, durante la Misa Crismal, el obispo bendecirá los óleos y el crisma que van a  ser utilizados durante el año en las parroquias para la administración de los sacramentos: el Óleo de Catecúmenos, el de Enfermos y el Santo Crisma. Esto hace que se trate de una celebración cargada de sentido para toda la comunidad eclesial. Una vez terminada la celebración, estos Óleos y el Crisma serán llevados hasta las distintas parroquias de la diócesis, conectando así lo celebrado en la catedral con lo vivido en la parroquia.

Antonio Gómez