Entrega del catecismo en las parroquias de Dehesas y Alicún

El domingo 29 de septiembre se hizo entrega del catecismo a los niños de las parroquias de Alicún de Ortega y Dehesas de Guadix. Con un rito sencillo y solemne se dio comienzo, de una manera oficial, a la catequesis que recibirán los niños de estas parroquias, tanto para prepararse para recibir la primera Comunión como el Sacramento de la Confirmación.

Al hilo de la lectura del Evangelio del rico Epulón y el pobre Lázaro, la catequesis se presenta como un instrumento de evangelización que ayuda a los niños a acercarse a Dios, quien capacita para discernir entre lo que es bueno y lo que es malo, entre lo que puede hacer que nuestra vida se malogre o alcance su plenitud. El párroco, Juan Manuel Romero, comentó  durante la celebración que los padres tienen en esta tarea una papel fundamental y primordial, más aún, cuando nuestra sociedad relativista esconde tantas trampas y peligros. La catequesis y la parroquia ayudan a las familias, “iglesia doméstica”,  a que los niños y los jóvenes se puedan encontrar con Cristo, nuestro Salvador y Redentor, nuestro Guía y Pastor. Él, habiendo pasado por las cañadas oscuras, -vino a decir el párroco-  nos conduce, también ahora en el siglo XXI, hacia los verde prados de la Vida Eterna, enseñándonos cuál  es el verdadero sentido de la vida del hombre. La salvación o condenación de la persona, dijo, no es algo de otro tiempo, ni de una mentalidad retrógrada o conservadora, es una realidad que afecta verdadera y decididamente a la persona, de la cual la sociedad opulenta e inconsciente que vivimos nos hace olvidarnos.

Durante el acto de entrega del catecismo, Juan Manuel Romero afirmó que la catequesis no está enfocada sólo a la recepción de unos sacramentos, sino a formar cristianos con una fe robusta, haciendo de los niños verdaderos cristianos. De esta manera, la catequesis les ayuda a integrarse en la sociedad con sólidas garantías de madurez y cordura.

La entrega del catecismo se hizo en el contexto alegre y festivo de la Misa Dominical, con numerosa participación de niños, padres y familiares. Todos les encomendamos en nuestras oraciones, a ellos y a tantos otros niños y jóvenes.

Juan Manuel Romero

Párroco de Dehesas y Alicún