En la diócesis de Guadix, Cáritas atendió un 40% más de personas en 2020

 

Este domingo 6 de junio es el día del Corpus Christi, una jornada que nos invita a celebrar la presencia de Jesús en el sacramento de la Eucaristía. Una presencia que da vida y que compromete la vida. Así lo ha entendido siempre la Iglesia, que celebra este día, además, el día de la Caridad, el día de Cáritas. Es el día del compromiso, de la solidaridad con los que menos tienen, de la ayuda a los necesitados, de arrimar el hombro entre todos para afrontar las necesidades extra que han surgido a causa de la pandemia,… Y en todo esto está Cáritas, y lo ha estado a lo largo de todo el 2020, saliendo al paso del incremento de ayuda solicitada, que ha sido muy importante.

Se ha sabido ahora, al hacerse pública la Memoria de Cáritas 2020 en la diócesis de Guadix, que ese incremento de ayuda solicitada y ofrecida ha sido nada menos que de un 40% en el pasado año. La causa está bien clara: la pandemia de la Covid-19, que dejó en la estacada y en el paro a muchas familias que, sin recursos, tuvieron que acudir a instituciones asistenciales como Cáritas.

El obispo de Guadix, D. Francisco Jesús Orozco, ha recogido el dato, también, en su carta pastoral con motivo del Día de Cáritas: “en nuestra diócesis de Guadix han sido 3.600 las personas que, procedentes de 1.108 familias, han sido atendidas en sus necesidades más básicas. Debido al desempleo, consecuencia desgarradora de la Covid-19, se ha experimentado un incremento del 40 por ciento en los atendidos, muchos de los cuales han acudido por primera vez a Cáritas”. El obispo se refería a las personas atendidas -exactamente 3.545-, principalmente en ayudas de primera necesidad: alimentación, limpieza del hogar, higiene personal, material escolar, ropas y calzados nuevos, pago de recibos de suministros (electricidad, agua y butano), medicación, gafas, prótesis...

Pero en ese 2020 no se han dejado de atender desde Cáritas otros sectores o personas que ya venían recibiendo ayuda:

1.- Mayores: con los que se ha trabajado en ayuda a domicilio o en otras necesidades, 178 y 690 mayores, respectivamente.

2.- Mujeres: han participado 150 mujeres en las actividades de integración social y laboral de la mujer

3.- Comunidad gitana: han atendido a 403 personas, procedentes de distintas parroquias de la diócesis.

4.- Empleo: en 2020 se ha trabajado con diferentes colectivos en la orientación y formación para la búsqueda de empleo, hasta un total de 389 personas atendidas. Parados de
larga duración, personas sin formación, jóvenes, mujeres desempleadas y personas que perdieron su empleo a causa de la situación socioeconómica producida por la
pandemia… han sido los destinatarios de esta ayuda al empleo.

5.- Infancia: Se ha trabajado, principalmente, el apoyo y seguimiento escolar, previniendo el absentismo, retraso y abandono de niños con necesidades especiales, o de familias con problemas de integración. También se ha trabajado la prevención de la violencia contra la infancia. En 2020 fueron 389 niños los beneficiarios de dicha acción.

6.- Jóvenes: se han desarrollado diversas actividades con este colectivo, dirigidas principalmente a la educación en valores, la ocupación alternativa del tiempo libre (tratando de prevenir drogodependencias), el fomento del voluntariado, así como la formación y orientación para el desempleo. Han participado en estos programas 197 jóvenes.

7.- Discapacitados: se ha ayudado a 50 familias que tienen personas discapacitadas a su cargo.

Para hacer posibles todas estas ayudas, Cáritas solicita la colaboración de todos: a través de donativos, marcando las dos x en la declaración de la Renta, domiciliando la ayuda,… También, en las parroquias, este domingo habrá una colecta que irá destinada a Cáritas.

Sin duda, una gran labor la que realizan los cristianos a través de Cáritas, de la que nos podemos sentir muy orgullosos. Así lo indicaba el obispo en su carta pastoral: “nos sentimos orgullosos de nuestros técnicos, voluntarios y bienhechores que también han sabido acompañar a los más mayores y vulnerables, atendiéndolos en sus domicilios. Y en materia de empleo, a pesar del miedo a salir y a los confinamientos, se han podido formar casi 200 personas desempleadas, a las que se acompaña para su inserción socio-laboral”.

Termina el obispo su carta pastoral con motivo del día de la Caridad solicitando la ayuda y la generosidad para Cáritas: “como “obras son amores y no buenas razones”, seamos muy generosos en la colecta que en el Día del Corpus irá destinada íntegramente a Cáritas, para seguir siendo vacuna y antídoto que alivie la enfermedad de la pobreza y que hoy, más que nunca, golpea nuestras cómodas conciencias egoístas”.

Antonio Gómez