En el inicio de las vacaciones, la Iglesia recuerda nuestra responsabilidad al conducir e invita a rezar para tener un buen viaje

“Encomienda tu camino al Señor y él actuará” (Sal 37,5) es el lema de la Jornada de Responsabilidad en el Tráfico que la Iglesia en España celebra el primer domingo de julio, este año el día 2. Desde hace 55 años, el departamento de Pastoral de la Carretera promueve esta jornada coincidiendo con el inicio de los desplazamientos masivos por las vacaciones de verano y próxima a la festividad del patrón de los conductores y transportistas, San Cristóbal, el 10 de julio.


El mensaje de este año, en sintonía con el lema, es una invitación, a cada uno de los conductores, a rezar al Señor antes de iniciar el viaje para poner en sus manos “vuestro camino con la seguridad de contar con su ayuda”. La oración, “además de ponernos en relación con Dios, estimula nuestra responsabilidad”.

Los obispos de la subcomisión episcopal para las Migraciones y Movilidad Humana recuerdan que la Jornada de Responsabilidad en el Tráfico tuvo sus inicios en el Día de Oración por la Carretera que se instauró en 1970 por los muchos accidentes y muertos que había en la carretera. El propósito de este día, explican, es pedir la ayuda de Dios para todos los que viven, viajan y mueren en carretera y ayudar a despertar en todos el sentido de responsabilidad cristiana en el tráfico.

“Una forma sencilla de orar –recomiendan- es hacer la señal de la cruz”. Un gesto “sencillo, pero de un gran significado de fe”. El padrenuestro, la Salve, el Ángelus, o el rosario son otras oraciones “que rezamos” a lo largo de nuestras vidas en ocasiones y circunstancias muy diversas. “Y, ¿por qué no?, también cuando viajamos las podemos rezar”.

Damián Pérez
Director del secr5tariado de Pastoral de la Carretera y Movilidad