En el ecuador de la Misión en la diócesis de Guadix

Se cumplen ocho días desde que comenzará la Misión Diocesana en Guadix. Ocho días llenos de actividades, de encuentros, de muchas horas hablando de Jesucristo y de celebraciones. Un equipo de 80 misioneros está recorriendo todos los pueblos de la diócesis y lo seguirán haciendo hasta el 3 de marzo, que será cuando concluya.

 

La Misión Diocesana ya fue anunciada por el obispo en su Carta Pastoral de inicio de curso, como una acción a realizar en el marco del Año Jubilar de la Virgen de las Angustias, en el que está inmerso toda la diócesis, y en el contexto de lo propuesto por la Conferencia Episcopal, que propone el “primer anuncio” como elemento a potenciar durante este año. Y esta Misión Diocesana, sobre todo, está enfocada en clave de primer anuncio de la fe, o anunció de lo fundamental: que Dios nos ama y que nos salva.

Para realizar la Misión, el obispo confió en la Congregación Marta y María. De los 80 misioneros que han venido hasta Guadix, buena parte de ellos son religiosas de esta Congregación y los demás son seglares vinculados a la misma. Se han dividido en una decena de grupos, de unos 8 misioneros, que están recorriendo cada una de las parroquias de la diócesis.

Hubo catequesis previas, de preparación de estos días fuertes de Misión. Y, con la llegada de los misioneros, se han multiplicado las catequesis, se han realizado visitas a muchas familias, en sus casas, sobre todo enfermos, y se han sucedido las celebraciones. Entre esas celebraciones, además de la Eucaristía, destacan el rezo del rosario, con los misterios escenificados, y los viacrucis, muchos de ellos por las calles de los pueblos.

Los misioneros han dormido en casas de familias, que los han acogido; y, también, es casas de familias han comido, lo que ha servido para hacerse aún más presentes en los hogares. Y, aunque han estado pocos días en cada una de las parroquias, los han aprovechado con intensidad.

Terminará la Misión Dicoesana el domingo 3 de marzo con una gran celebración en la Catedral. Ese será un día de fiesta, pues a la Misa le seguirá una jornada de fiesta, en la que habrá un concierto de Unai Kirós, de música religiosa, y tiempo para compartir.

La Misión Diocesana ha llegado al ecuador; queda la otra mitad y son muchas las parroquias que esperan la llegada de los misioneros. Porque la Misión continúa.

Antonio Gómez

Delegado diocesano de MCS. Guadix