El obispo realizó la visita pastoral a las parroquias de Gor, Gorafe y sus anejos

El jueves 3 de marzo comenzó la visita pastoral a Gorafe. A las diez y media de la mañana, el obispo fue recibido por la feligresía y el párroco en la puerta de la iglesia. Ya en el interior del templo, tras una primera oración, D. Francisco tuvo unas palabras dirigidas a los presentes explicando el motivo y la razón de la visita pastoral.


Después, acompañado por la feligresía, se trasladó andando al cementerio, donde tuvo una pequeña catequesis sobre la vida eterna y la resurrección de la carne. Allí rezó un responso por todos los fieles difuntos.
Uno de los atractivos de Gorafe es el Centro de Interpretación del Megalitismo. El obispo lo visitó acompañado por Rocío, qué es la encargada de explicar la época del Neolítico de estos primeros asentamientos en Gorafe y sus dólmenes. Tras la visita al único comercio que hay en el pueblo, el obispo visitó la escuela y fue recibido en el ayuntamiento por su alcalde.
Por la tarde, Mons. Orozco fue a Las Viñas, un anejo de Gor, que está al lado de la autovía. En la ermita de la Virgen del Rosario se encontró con los pocos habitantes de este anejo y allí se hizo un acto mariano y departió con la gente. Después, se trasladó al anejo de Cenascuras, dónde fue recibido por un grupo de mujeres y hombres que le enseñaron la antigua escuela, que acoge ahora la capilla. Allí tuvo una pequeña catequesis y entabló diálogo con los presentes.
Terminó la jornada del jueves con la celebración de la Misa Estacional en la parroquia de Gorafe.

Viernes en Gor
La mañana del viernes 4 de marzo la dedicó el obispo a visitar la parroquia de Gor. A su llegada a la iglesia, fue recibido por un grupo de feligreses y el párroco. En la capilla de San Cayetano, Patrón de la localidad, rezó y encomendó los frutos de esta visita pastoral.
Después, se trasladó al colegio Tres Fuentes, donde mantuvo un diálogo con los pocos alumnos que hay, con la profesora de Religión, el director y los maestros.
Con mucha alegría fue recibido en la Residencia de Mayores San Cayetano. Habló con todos y cada uno de ellos y los bendijo. Sin duda, este fue uno de los momentos más entrañables de la visita.
A pesar del frío y de la nieve, porque esa mañana nevaba en Gor, el obispo, el párroco y algunos feligreses, se desplazaron al cementerio para rezar un responso por todos los difuntos. También sirvió ese recorrido para contemplar los bonitos paisajes de dejaba la nieve.
Terminó la mañana con la visita al ayuntamiento, donde fue recibido por su alcalde, que le mostró la realidad del pueblo, los problemas de los pueblos pequeños y la iniciativas emprendidas.

Por la tarde, D. Francisco Jesús se desplazó al anejo de la Rambla de Valdiquín. Allí compartió tiempo y diálogo con los vecinos, y visitó algunos enfermos e impedidos.
Terminó la visita pastoral a estas parroquias en Gor, con la Misa Estacional, a la que asistió un buen número de fieles, a pesar de las inclemencias del tiempo.
Antonio Gómez
Delegado diocesano de MCS