Comienza el curso pastoral en la diócesis de Guadix

Un encuentro de todo el clero diocesano ha servido para que el obispo presente las líneas de acción y los retos para el nuevo curso


En la diócesis de Guadix ya ha comenzado el nuevo curso pastoral 2020-21 que, sin duda, va a estar marcado por la pandemia de covid-19, que todo lo condiciona. Un encuentro del clero en el Centro Diocesano de Espiritualidad, de Guadix, el miércoles 23 de septiembre, ha sido el detonante de dicho inicio. Asistieron prácticamente todos los sacerdotes y el obispo, D. Francisco Jesús Orozco, trazó las líneas de acción pastoral que habrá que desarrollar en este nuevo curso que echa a andar.
Tras la oración inicial, el encuentro sirvió para presentar las acciones programadas en el Plan Pastoral para este año. En su intervención, D. Francisco Jesús recordó la invitación del papa Francisco a convertir el miedo que pueda producir la pandemia en un reto, para salir de ella con esperanza.


“Guadix en el corazón de Cristo. Un gran corazón” es el lema que va a marcar este nuevo curso pastoral, en clara referencia al Año Diocesano del Corazón de Jesús que está celebrando la diócesis accitana hasta el próximo mes de junio. No se podrán hacer todas las actividades programadas, pero las que se permitan sí que se harán. Entre ellas, una imagen peregrina del Corazón de Jesús, pequeña y con reliquias de San Torcuato -el primer obispo de Guadix- y del beato Manuel Medina Olmos -del que también se celebra un Año Jubilar-, va a recorrer todas las parroquias de la diócesis. También habrá unas catequesis desde el Corazón de Jesús para desarrollar en las parroquias.
El Año Jubilar del beato Manuel Medina Olmos también está llamado a dinamizar la vida pastoral de este nuevo curso, aunque no se puedan realizar todas las actividades que se quisieran. Se trata de un jubileo que comenzó en agosto de 2019 y que se va a prolongar hasta agosto de 2021, tras la prórroga concedida por el papa a causa de la pandemia. Su pueblo natal de Lanteira y la catedral de Guadix, donde fue obispo, son los dos templos jubilares.
También habló el obispo de las urgencias pastorales para este curso: la pastoral juvenil, la familia y los laicos, que ya estaban presentes en las acciones del curso anterior. Este año, además, se añaden la dinamización de la Acción Católica General y los Cursillos de Cristiandad, en los que se ha nombrado nuevos responsables. Las hermandades y cofradías, para las que se prepara un nuevo directorio, Cáritas y la pastoral vocacional son otros de los campos en los que hay que incidir este año.
Asimismo se acordó que la visita pastoral del obispo, siga suspendida hasta que se pueda realizar con normalidad. Es la primera que realiza a la diócesis y tuvo que ser suspendida cuando apenas llevaba unas pocas parroquias, al decretarse el estado de alarma sanitaria en el mes de marzo. Hasta que se reinicie con normalidad, el obispo visitará las parroquias y a los sacerdotes, aunque no habrá actos programados y abiertos a la feligresía.
Sin duda, fue una reunión del clero que sirvió para visibilizar que el nuevo curso pastoral ya está en marcha y que, aunque la pandemia lo está condicionando todo, la vida en las parroquias continúa. Es verdad que muchas actividades solo pueden realizarse a medio gas, y algunas ni siquiera eso, pero las ganas de celebrar la fe y de transmitir un mensaje de esperanza son las mismas e, incluso, mayores.
Antonio Gómez