Bendición de un azulejo en el Monasterio de las Madres Dominicas de Baza

El pasado día 7 de agosto, víspera de la festividad de Santo Domingo de Guzmán, se bendijo, en la entrada del Monasterio de la Santísima Trinidad de Baza, un azulejo donado a la comunidad de religiosas madres dominicas, por fieles devotos de Baza y de otros lugares. En el azulejo se ha representado uno de los momentos más simbólicos de la orden, como es la aparición de la Virgen del Rosario a Santo Domingo de Guzmán donde le hace entrega del Santo Rosario, gran devoción que se extendió rápidamente por todo el mundo católico. La obra del azulejo ha sido realizada por el prestigioso ceramista Rafael Reina González.


La celebración de la Misa y la bendición se realizó en la entrada del Monasterio. Para la ocasión se montó un altar donde no faltó la imagen de Santo Domingo de Guzmán y la Santísima Virgen del Rosario.
Al acto acudieron fieles de Baza y entre otros, el autor del cuadro, Rafael Reina, religiosas de la ciudad de Baza y la Comunidad Nueva Alianza. La Eucaristía fue presidida por el capellán, Rafael Tenorio, y predicó el Evangelio Juan Manuel Martínez, padre dominico.
Este retablo cerámico es un regalo y una distinción a las Madres Dominicas, pero ,a su vez, comienza a ser parte ya de la vida de los bastetanos, ya que es un testimonio en medio de nuestra sociedad y un motivo de conversión y acercamiento a Dios a través de la Santísima Virgen.
Rafael Tenorio
Capellán de las Madres Dominicas de Baza