“Atender a aquellos que se encuentran vulnerables por motivos de enfermedad o ancianidad”: carta del nuevo delegado de Pastoral de la Salud

El delegado de Pastoral de la Salud, Rafael Tenorio, ha escrito una carta en la que se presenta la nueva responsabilidad que ha asumido. Al mismo tiempo, invita a todos los agentes de pastoral a implicarse en la atención a los enfermos, sobre todo en este tiempo de pandemia, en el que nuestra labor “debe ser más que nunca una pastoral de presencia, oración y acompañamiento en la fe desde la enfermedad, asistiendo no sólo en los Sacramentos a los enfermos, sino también sosteniendo en la esperanza a cuantos pasan la dura prueba del dolor, así como aquellos que los acompañan en el sufrimiento”.

Nuestra tarea -dice el delegado- en este ámbito de la Pastoral de la Salud que debemos fomentar en nuestras parroquias debe centrarse fundamentalmente en la atención a todos los enfermos de nuestra diócesis. Debemos intentar que todos los enfermos reciban el Sacramento de la Unción, … y reciban también con frecuencia al Señor en la Eucaristía, verdadero médico fuente de vida. Por eso es una tarea muy importante atenderlos juntamente con sus familias en los domicilios y en las visitas a los centros residenciales donde las haya

Y propone encuentros de oración por los enfermos, las celebraciones de la Jornada y la Pascua del Enfermo, el jubileo de los enfermos en el Año Diocesano del Sagrado Corazón de Jesús y encuentros de formación con los grupos que lo soliciten.

Y termina animando a todos a “a colaborar todos juntos en este campo tan apasionante como es en el campo de la salud”.

Esta es el texto completo de la carta que ha enviado el delegado de Pastoral de la Salud, Rafael Tenorio:

                Queridos hermanos sacerdotes:

                Me dirijo por primera vez a vosotros como Delegado de Pastoral de la Salud, tras mi reciente nombramiento por nuestro obispo D. Francisco Jesús Orozco Mengíbar, el pasado 26 de junio del presente año.

                Como todos bien sabéis, desde el año 2011, llevo ejerciendo mi sacerdocio en el campo de la Salud, como capellán del Hospital Comarcal de Baza, por tanto, recibo este cargo que se me ha encomendado con gran responsabilidad por lo que conlleva esta labor que ejerce la Iglesia en este ámbito, de atender a aquellos que se encuentran vulnerables por motivos de enfermedad o ancianidad. Ante la situación de pandemia del Covid 19 que estamos viviendo a nivel mundial, hoy en día nuestra labor como Iglesia debe ser más que nunca una pastoral de presencia, oración y acompañamiento en la fe desde la enfermedad; asistiendo no sólo en los Sacramentos a los enfermos, sino también sosteniendo en la esperanza a cuantos pasan la dura prueba del dolor, así como aquellos que los acompañan en el sufrimiento.

                La Delegación Diocesana de Pastoral de la Salud debe tener hoy en día una misión y un papel muy importante en nuestra diócesis de Guadix; con cerca de 100.000 habitantes y 5.677km2, se encuentra entre una de las diócesis de España que al paso de los años van perdiendo habitantes y envejeciendo. Con unas 74 parroquias representadas en 5 arciprestazgos, debemos crear equipos y colaboradores para poder así movilizarnos, trabajando conjuntamente en este sentido y en una misma dirección.

                Nuestra tarea en este ámbito de la Pastoral de la Salud que debemos fomentar en nuestras parroquias debe centrarse fundamentalmente en la atención a todos los enfermos de nuestra diócesis. Debemos intentar que todos los enfermos reciban el Sacramento de la Unción, que como bien sabemos es la “Asistencia del Señor, por la fuerza de su Espíritu, para conducir al enfermo a la curación del alma, pero también a la del cuerpo, si tal es la voluntad de Dios… (CEC 1520)”, y reciban también con frecuencia al Señor en la Eucaristía, verdadero médico fuente de vida. Por eso es una tarea muy importante atenderlos juntamente con sus familias en los domicilios y en las visitas a los centros residenciales donde las haya. Pretendemos fomentar también a nivel diocesano, la organización de encuentros de oración pidiendo por los enfermos y sus familias; celebrando con cierto interés el día de Nuestra Señora de Lourdes 11 de febrero que es la Jornada Mundial del Enfermo y también por el mes de mayo, la Pascua del Enfermo con una Eucaristía a nivel diocesano en nuestra S.A.I. Catedral; tendremos presente también este Año Diocesano del Sagrado Corazón de Jesús que tuvo lugar su inicio el viernes 19 de junio en la Catedral de Guadix, y que se va a prolongar hasta el 11 de junio de 2021…; pretendemos también tener encuentros de formación, reuniones con los grupos que surjan en este ámbito de la Pastoral de la salud… fundamentalmente porque debemos manifestar el amor y la presencia de Cristo y de la Iglesia junto a aquellos que sufren a causa de la en la enfermedad. Ésta labor no es sólo una misión del sacerdote, también es la misión de todo miembro de nuestra iglesia diocesana que colabora en el acompañamiento a los enfermos; no sólo abarcando a los enfermos, sino también a sus familiares y cuidadores.

                Por eso os animo desde aquí a colaborar todos juntos en este campo tan apasionante como es en el campo de la salud.

                Actualmente tenemos un hospital en nuestra diócesis como es el Hospital Comarcal de Baza, otro hospital de Alta Resolución en la ciudad de Guadix, residencias de mayores en muchos pueblos de nuestra geografía diocesana…, visitadores de enfermos, ministros de la comunión, profesionales de la salud y religiosos/as que están colaboran en este campo. Cuento con vuestra colaboración para seguir con este proyecto e ir poniendo en marcha otros proyectos dentro de este campo. Seguiremos informando.

 

Recibir un cordial saludo y un abrazo en Cristo

Rafael Tenorio Olea

Delegado Pastoral de la Salud