Alamedilla: una parroquia que se renueva, incluso en tiempo de pandemia

Llega el Día de la Iglesia Diocesana, que será el próximo 8 de noviembre, domingo. Ese día celebraremos que somos Iglesia, comunidad, parroquia, diócesis,… que comparte y vie la fe. Y todo, a pesar de las dificultades que este tiempo de pandemia y restricciones está imponiendo. Y en Alamedilla, ese día se celebrará con una motivación añadida. Y es que, en este año tan raro, marcado por el coronavirus, han querido y podido culminar la restauración de su templo parroquial, después de meses de duro trabajo y de la aportación y la solidaridad de todos.


La bendición de los obas de restauración tuvieron lugar en pleno verano, el 12 de julio. Ese día, se desplazó hasta Alamedilla el obispo de Guadix, D. Francisco Jesús Orozco, para bendecir la reiteración efectuada y para administrar el Sacramento de la Confirmación a 10 adultos, que se habían preparado en la parroquia vecina de Pedro Martínez.
En realidad, las obras de restauración se tenían que haber bendecido unos meses antes, en el transcurso de la Visita Pastoral. Pero llegó la pandemia y tuvo que cancelarse. Finalmente, fue ese 12 de julio cuando se bendijo una restauración que es expresión de cómo la parroquia la hacemos entre todos, incluso en el esfuerzo material.
¿Qué se ha hecho en la parroquia de Alamedilla? Nos cuenta su párroco, Juan Diego Pérez, que prácticamente se ha arreglado todo: tejado de la iglesia, inyección de hormigón en la cimentación, zócalo exterior y portada del templo, nuevas ventanas, restauración de los retablos del altar mayor, el marmolado del mismo y el retablo de la Virgen de los Dolores. También se ha hecho la primera fase de la electrificación de las campanas. En fin, una restauración integral, tanto interior como exterior, lograda con el esfuerzo de todos los alamedilleros, junto a su ayuntamiento.
Antes de despedirse, quedando emplazados hasta que pueda realizarse la esperada Visita Pastoral, el obispo dio las gracias a todos por cuidar y querer tanto a su iglesia parroquial. Y para culminar la jornada, terminó la Eucaristía de ese día con la bendición del Patrón de Alamedilla, San Antonio Abad, y el Protector del pueblo, el Santísimo Cristo de la Luz, cuyas imágenes también han sido restauradas.
Antonio Gómez