9 de septiembre: día de voto y bote para el obispo de Guadix

Septiembre comienza con novenas y fiestas en torno a la Virgen, Patrona de tantos lugares en la diócesis. El día 8 es la fiesta de la Natividad de la Virgen María, su cumpleaños, y esto hace que se multipliquen las celebraciones en su honor y que muchos pueblos celebren que tienen a María por Patrona, en multitud de advocaciones.


Así, el jueves 8 de septiembre, la ciudad de Baza celebró a su Patrona, la Virgen de la Piedad. Una Misa solemne y una magnífica procesión fueron los actos principales de la jornada, que estuvo precedida por una novena con su correspondiente rosario. Mons. Francisco Jesús Orozco presidió tanto la Misa como la procesión en Baza, dedicando todo el día a la Patrona de la ciudad y a compartir esta devoción con los bastetanos.
Otro pueblo que celebra estos días a su Patrona es Jérez del Marquesado. Celebra a la Tizná, Nuestra Señora de la Purificación, Patrona del pueblo y, desde el año pasado, Alcaldesa perpetua. También el obispo quiso estar en Jérez el día grande de la fiesta, que es el 9 de septiembre, Día del Voto, como lo conocen los jerezanos. Se cumplen ahora 398 años del día en que el pueblo de Jérez del Marquesado hizo “voto” de honrar a la Virgen como Patrona y celebrarlo con fe. Y así se viene haciendo desde entonces, cumpliendo con ese voto, que, en dos años cumplirá 4 siglos y, por eso, los jerezanos ya vienen pidiendo que quizá sea momento de celebrar otro Año Jubilar mariano.
Mons. Orozco asistió al final de la procesión para bendecir un cruceiro instalado junto a la iglesia, que recuerda que Jérez del Marquesado es lugar de paso del Camino Mozárabe a Santiago de Compostela. Después presidió la celebración de la Eucaristía, muy concurrida, en la que D. Francisco Jesús recordó el voto que hicieron y cumplen los jerezanos y, sobre todo, animó a ser testigos de la fe, como lo fue María. Ese 9 de septiembre fue Día del Voto también para el obispo de Guadix, que lo celebró junto a todos los jerezanos.
Ya por la tarde, en la ciudad accitana, Mons. Orozco participó en la fiesta del Cascamorras. Y lo hizo desde la ventana del obispado, a donde acudió el Cascamorras para saludar al obispo y recibir su bendición. Y Mons. Orozco botó, como le pidieron los cientos o miles de personas que allí había, dando saltos con la multitud. Y asistió a un baile de la bandera que el Cascamorras dedicó a Iván, un joven accitano que falleció hace poco más de un año y del que Mons. Orozco dijo, ante la dedicatoria del Cascamorras, que seguro que está en el cielo.
Después, vio desde su ventana cómo la multitud se llevaba al Cascamorras, entre gritos de júbilo, en el que ha sido su primer Cascamorras para el obispo de Guadix, ya que tras su llegada a la diócesis acaeció la pandemia y se canceló esta celebración. Para D. Francisco Jesús este ha sido su primer año de bote, o mejor dicho, de botes con el Cascamorras de Guadix, algo que se está convirtiendo ya en una tradición.
También el Cascamorras recuerda a la Virgen, dado que este es un personaje que marcha a Baza para recuperar la imagen de la Virgen de la Piedad y, como vuelve sin ella, los accitanos lo reciben con pinturas y agua.
Sin duda, el 9 de septiembre, para D. Francisco Jesús Orozco y para la comarca de Guadix ha sido una jornada muy mariana: en Jérez del Marquesado con el “Día del Voto” y en Guadix, botando con el Cascamorras y recordando a la Virgen de la Piedad. Pues eso, día de voto y de bote.

Antonio Gómez
Delegado diocesano de MCS. Guadix

Obispo Cascamorras 2022