Encuentro Diocesano de Catequistas de la zona sur: el valor de la Palabra de Dios

 

La ciudad de Guadix acogió el Encuentro Diocesano de Catequistas para los arciprestazgos de la zona sur: Marquesado, Fardes-Montes y Guadix. Tuvo lugar en el Hospital Real, el sábado 25 de enero. Fue una mañana intensa en la que hubo tiempo para exponer contenidos de formación y para dialogar.


El encuentro estuvo dirigido por el sacerdote Pedro Aranda, delegado de Catequesis. Habló sobre el Domingo de la Palabra de Dios, que se celebraba un día después, el domingo 26 de enero. Se trata de una celebración promovida por el papa Francisco para que los cristianos tomemos conciencia de la importancia de la Palabra de Dios para toda la Iglesia y de la necesidad de acudir a ella de manera asidua. Y no siempre es así entre los cristianos, que suelen tener un ejemplar de la Biblia en sus casas pero que raramente lo leen.
Pedro Aranda habló del valor que tiene la Escritura y de la necesidad de dignificar y solemnizar el momento de la Liturgia de la Palabra en las celebraciones de la Eucaristía, para que aquí también se visualice la importancia de escuchar la Palabra de Dios.
Después hubo un tiempo de diálogo entre los catequistas que asistieron, a pesar de la lluvia, provenientes de las parroquias de los tres arciprestazgos.
Como este encuentro de Guadix, la delegación e Catequesis tuvo otro en la zona norte de la diócesis, en Cúllar, el pasado 18 de enero. También allí se habló del Domingo de la Palabra de Dios y hubo tiempo para el diálogo.

¿Qué es el Domingo de la Palabra de Dios?
Instituido por el papa Francisco, como decimos, en la Carta Apostólica en forma de Motu Proprio “Aperuit Illis”, firmada en septiembre de 2019, esta celebración trata de poner el acento en la Palabra de Dios, que se proclama en cada Eucaristía, pero que, al menos un día al año, se ha de hacer de la manera más consciente y significativa posible.
Se trata de tomar conciencia de la importancia de la Palabra de Dios para la vida de la Iglesia e invita a todo el pueblo de Dios a celebrarla, reflexionar sobre ella y divulgarla: “La Biblia no puede ser solo patrimonio de algunos, y mucho menos una colección de libros para unos pocos privilegiados. Pertenece, en primer lugar, al pueblo”. La Biblia, dice el papa “es el libro del pueblo del Señor que al escucharlo pasa de la dispersión y la división a la unidad”.
En el Motu Proprio, el papa Francisco también se detiene en la figura de los sacerdotes, que “son los primeros que tienen la gran responsabilidad de explicar y permitir que todos entiendan la Sagrada Escritura” y que deben hacerla accesible a la comunidad. La homilía, dice el papa, es una oportunidad pastoral que hay que aprovechar, cuidándola y preparándola.
Para el Domingo de la Palabra de Dios, que será cada III Domingo del Tiempo Ordinario, el papa propone que se lea con más solemnidad la Palabra de Dios, se cuide la homilía, se entronice el texto de la Palabra de Dios, se destaque la responsabilidad que tienen los lectores en la asamblea, se repartan o entreguen textos de la Biblia,… todo para que seamos conscientes de la importancia que tiene la Palabra de Dios en los cristianos y en la vida de la Iglesia.
Antonio Gómez