Tarde de alegría y de compartir con los mayores y enfermos de Huéscar

 

Hace ya unos años que un pequeño grupo de jóvenes comenzaba a formar el grupo de Cáritas, comprometiéndose cada uno a realizar una visita semanal a una persona mayor, con la finalidad de acompañarla y darle cariño. Estas visitas se han convertido en momentos de encuentro entre mayores y jóvenes.
Esos encuentros se intensifican en este tiempo de Navidad, la época del año más sensible para las personas mayores que están solas, ya que son días en que se acostumbra a compartir con la familia y los amigos.



Por ello, cada año, para aliviar “un poco” esta soledad los voluntarios de Cáritas Parroquial de Huéscar, junto con los niños del coro de Santa María, han querido hacerles un regalo especial por Navidad a esas personas mayores. También a los enfermos. Durante toda la tarde del 30 de diciembre del año que estamos apunto de despedir, acompañados por el párroco, fueron llevando el niño Jesús a sus casas, cantando villancicos y rezando oraciones.

 

Fue una tarde diferente, muy emotiva y gratificante para todas las personas que participaron, de forma desinteresada, en esta actividad. Las personas mayores y sus familias manifestaron una gran satisfacción, abrieron las puertas de sus hogares y sus corazones en un día tan especial, cargado de ilusiones. Desde la parroquia, se pide al Niño Dios que siga derramando su amor sobre todos los mayores de la ciudad de Huéscar y de una forma especial, que siga bendiciendo a Cáritas.

José Antonio Martínez
Párroco de Santa María de Huéscar