El obispo de Guadix, D. Francisco Jesús Orozco, celebra este domingo el primer aniversario de su ordenación episcopal

La celebración será en a las 12´30 de la mañana, en la Misa de la Catedral

Mons. Francisco Jesús Orozco celebra este 22 de diciembre el primer aniversario de su ordenación episcopal y, por tanto, su primer año de obispo en la diócesis de Guadix. Fue el 22 de diciembre de 2018 cuando D. Francisco Jesús tomaba posesión de su nueva diócesis, sentándose en la sede episcopal, que ocupaba un lugar destacado en el altar mayor de la Catedral accitana. Antes, fue consagrado como obispo en una celebración muy solemne y, sobre todo, muy concurrida por fieles venidos de toda la diócesis y, como no podía ser de otra manera, de Córdoba. Ha pasado un año en el que el obispo ha ido conociendo la realidad diocesana y queriendo, cada vez más, a la diócesis. Por eso, este domingo 22 de diciembre, la Misa de la catedral, a las 12´30 h., va a ser de conmemoración del primer aniversario, pero, sobre todo, de agradecimiento a Dios por la diócesis encomendada.

En el recuerdo de todos está la celebración vivida el pasado mes de diciembre, con una catedral repleta de fieles y muchos obispos, cardenales y sacerdotes que quisieron arropar al nuevo obispo en su ordenación episcopal. La ceremonia, que salió como estaba programada, se vivió con intensidad por todos, en especial, por el nuevo obispo que agradeció, al final de la celebración, su presencia a los asistentes, su nombramiento al papa, su cariño a sus paisanos de Córdoba y su acogida a la diócesis accitana.

Tras la ordenación, el obispo ha ido conociendo poco a poco la diócesis de Guadix. Estos 365 días han sido muy intensos, un “sin parar” de aquí para allá, conociendo parroquias, comunidades, instituciones, También han sido meses en los que ha tenido que renovar numerosos organismos de la curia diocesana y de la pastoral. Los Consejos Diocesanos de Pastoral, de Laicos, de Presbíteros, de Economía, … son algunas de estas instituciones que se han puesto en marcha, o se han renovado, una vez llegado el nuevo obispo. Antes, tuvo que hacer nombramientos, entre los que destaca el nombramiento de una seglar como delegada de Apostolado Seglar, Mayka Fornieles, o el nombramiento de un matrimonio como delegados de Familia y Vida, Jesús Galera e Inmaculada Triguero. También tuvo que tomar decisiones importantes, como la de llevar el Seminario Menor a la ciudad de Guadix para potenciarlo.

Su primera Carta Pastoral

También, en este año ha tenido que definir por dónde quiere que vaya la acción pastoral de la diócesis. Lo hizo en su primera Carta Pastoral “Guadix: una Iglesia martirial que mira con esperanza al futuro”, publicada el pasado mes de septiembre. En esa Carta, el prelado manifiesta que la Iglesia accitana tiene que ser, este curso y los siguientes, una Iglesia misionera. Y habla del testimonio que nos ofrecen los mártires de nuestra diócesis, de entrega y compromiso.

Pero, sobre todo, en esa Carta Pastoral, el obispo presenta las prioridades pastorales para la diócesis de Guadix en el presente curso e, incluso, para los próximos años. Laicos, jóvenes y familia son los tres ejes sobre los que se tiene que articular la pastoral diocesana en este curso. Tres líneas de acción que vienen marcadas por el Congreso de Laicos que se celebrará el año que viene, la Exhortación Apostólica Cristus Vivit, del papa Francisco a los jóvenes, y los recientes sínodos sobre la familia. Para estas tres delegaciones el obispo ha nombrado nuevos responsables: una laica para apostolado seglar, un matrimonio para familia y un sacerdote para juventud.

Termina la Carta hablando de otras realidades diocesanas, también importantes en la pastoral: el presbiterio, el seminario, los distintos consejos diocesanos, la economía, Cáritas,… También habla de la necesidad de promocionar el valor del patrimonio cultural como instrumento de evangelización.

Un año de júbilo

Este primer año de D. Francisco Jesús Orozco ha venido marcado por dos acontecimientos que le han llenado de júbilo a él y a toda la diócesis. De una parte, la celebración del Año Jubilar del Beato Manuel Medina Olmos con motivo del 150 aniversario de su nacimiento. Lo comenzó en Lanteira el pasado mes de agosto y lo cerrará el 30 de agosto de 2020, con dos sedes: Lanteira y la Catedral.

El otro acontecimiento que le ha llenado de alegría ha sido poder ordenar un sacerdote y tres diáconos. En septiembre, ordenó de sacerdote a John Alexander Melo y en diciembre ordenó a tres diáconos: Antonio David Pérez, Manuel Requena y Ramiro Avidad. Como expresó en la ordenación de los diáconos, no hay nada que llene de más alegría a un obispo que administrar una ordenación. Y él ha podido hacer cuatro en este primer año. Eso sí, siempre invitando a toda la diócesis a rezar por las vocaciones, porque la diócesis de Guadix y la Iglesia las necesita.

Visita Pastoral

  1. Francisco Jesús Orozco termina su primer año como obispo en la diócesis de Guadix anunciando su primera Visita Pastoral a la diócesis, algo que le va a llevar varios años y que comienza ya. De hecho, las primeras parroquias que recibirán la Visita Pastoral del obispo serán la de Jérez del Marquesado, Cogollos y Albuñán, justo al pasar la Navidad.

Aunque ya se ha pateado buena parte de la diócesis -incluso a pie, en sentido literal, como cuando hizo la peregrinación diocesana de jóvenes desde Jérez del Marquesado a Huéneja-, la Visita Pastoral servirá para que el obispo conozca a fondo las parroquias, las comunidades y a los fieles que la Iglesia le tiene encomendados en la diócesis de Guadix. Poco a poco, en unos tres años, D. Francisco Jesús visitará toda la diócesis, a fondo, compartiendo y celebrando.

Sin duda, ha sido un primer año intenso, en el que D. Francisco Jesús, como él ha dicho en numerosas ocasiones, ha tenido que ir aprendiendo a ser obispo. Pero, también, ha sido un año lleno de vida y que, como dice en su Carta Pastoral, mira al futuro con esperanza.

Antonio Gómez