De Lampedusa a Guadix, una Cruz para concienciar y creer con esperanza

 

La Cruz de Lampedusa ya ha pasado su primer día en la diócesis de Guadix de Guadix. Llegó el lunes 2 de diciembre, por la mañana y fue recibida en al Catedral por el obispo accitano, D. Francisco Jesús Orozco, y por muchos chiquillos del colegio de la Divina Infantita, que han sido los primeros que han acogido esta Cruz en su casa, mejor dicho, en su colegio. Este martes 3 de diciembre, la Cruz seguirá todo el día en la ciudad accitana y habrá tiempo para rezar ante ella, por la tarde, en la parroquia de Santa Ana.


Durante toda la mañana del martes, la Cruz estará en el colegio de la Presentación. Allí, habrá algunas actividades para que los niños puedan tomar conciencia del drama que representa esta Cruz y, por supuesto, puedan rezar ante ella. Por la tarde, será la parroquia de Santa Ana quien la reciba y ofrezca un espacio y un tiempo de oración. También se celebrará la Eucaristía, en la que, sobre todo, se pedirá por los migrantes y para que se resuelvan todas esas migraciones forzosas por causas de guerras y persecuciones. Allí, los fieles podrán acercarse a la Cruz y besarla.
Con las visitas al colegio de la Presentación y a la parroquia de Santa Ana, termina el paso de la Cruz por la ciudad accitana, aunque todavía tendrá que volver el sábado, pero solo para acompañar en la ordenación de diáconos en la Catedral. Hasta el domingo, estará recorriendo otras parroquias de la diócesis.
En el primer día, fue recibida en la catedral por el Obispo. En la homilía, Mons. Orozco habló de todo el sufrimiento que hay detrás de esta Cruz y del mensaje de denuncia y de esperanza que transmite. Y destacó cómo fue el papa Francisco el primero en adorar esta Cruz y en pedir que recorriera todo el mundo para invitar a rezar y para llevar un mensaje profético.
Tras el recibimiento en la Catedral, la Cruz fue llevada en procesión al colegio de la Divina Infantita, donde hubo actos de oración y concienciación. Por la tarde, presidió un Círculo de Silencio en la Plaza de las Palomas. Estos Círculos se realizan, en todo el mundo, una vez al mes para concienciar sobre el drama que suponen las migraciones forzosas en el mundo. En esta ocasión, la Cruz hecha con maderas de un naufragio es el mejor símbolo para tomar conciencia de todo el sufrimiento que hay detrás de esos fenómenos migratorios. Finalmente, en la parroquia de Santiago se celebró la Eucaristía y se pudo tener un tiempo de oración ante ella.
Esta Cruz, que es un grito de dolor frente al drama de las migraciones que provocan tantas muertes en el Mediterráneo, es, también, un signo de esperanza. Con Jesús de Nazaret, la Cruz pasó de ser signo de muerte a signo de resurrección. En este caso, la Cruz de Lampedusa es y será un signo de esperanza que nos ayude a tomar conciencia de esta realidad y a pedir soluciones y comprometernos por un mundo mejor. Un mensaje para el mundo que se escucha cada vez que se contemplan esas tablas en forma de Cruz, desgastadas por el agua del mar y por los besos y las manos de tantos miles de personas que la han abrazado.
Antonio Gómez

 WhatsApp Image 2019 12 02 at 10.23.461