“Todos a Lanteira, todos a la catedral”

En el Año Jubilar del beato Manuel Medina Olmos, el obispo de Guadix invitó a todos a peregrinar para ganar el jubileo

El obispo de Guadix. D. Francisco Jesús Orozco, abrió el Año Jubilar del beato Manuel Medina Olmos el pasado 30 de agosto, fiesta litúrgica de los beatos Medina Olmos, Diego Ventaja y compañeros mártires. Fue una celebración muy solemne en la que el obispo invitó a todos a vivir el jubileo y a aprovechar este tiempo de gracia. “Todos a Lanteira, todos a la catedral”, dijo el obispo en la Misa de apertura ese día, emocionado por lo que se estaba viviendo. Invitó, así, a todos , a vivir esa misma emoción, venerando la figura de este mártir, que dio un testimonio de entrega a la Iglesia y de pastoreo como obispo hasta que le quitaron la vida en los inicios de la Guerra Civil.

El obispo, en la celebración de apertura del Año Jubilar, comentó algunas de las iniciativas que se van a desarrollar a lo largo del año, que tendrán a Lanteira y a la catedral accitana como lugares de referencia, pues son los dos templos jubilares de este Año Santo, pero que abarcarán toda la diócesis. Así, se pretende hacer un relicario para que las reliquias del beato Manuel Medina Olmos puedan peregrinar por todas las parroquias de la diócesis de Guadix, para que sean veneradas por los fieles y, sobre todo, por los enfermos que no puedan desplazarse hasta esos templos jubilares para ganar las indulgencias. Así, podrán hacerlo desde casa. Eso sí, si tienen una actitud de arrepentimiento, rezan por las intenciones del papa y veneran al beato.

También se va a organizar una peregrinación diocesana a la abadía del Sacromonte de Granada, donde el beato Manuel Medina Olmos fue profesor y canónigo. Aún no hay fecha, pero sí se sabe que será abierta a todos los fieles de la diócesis. Esta abadía y las Escuelas del Ave María, a los pies del Sacromonte, son lugares de referencia importantes en la vida y obra del beato de Lanteira, que fue obispo auxiliar de Granada antes de ser nombrado obispo de Guadix.

Y como obra social, el obispo invitó a que este Año Jubilar sirva para ayudar a construir un templo en la misión que el padre Patricio, misionero de la diócesis de Guadix, tiene en Tegucigalpa (Honduras). Ese templo estaría dedicado al beato Manuel Medina Olmos, con lo que su testimonio de vida cruzaría las fronteras.

Otras iniciativas aún sin concretar tienen que ver con las peregrinaciones que habrá de parroquias a estos lugares y la creación de un espacio expositivo en Guadix, que dé a conocer la figura y las enseñanzas del beato. Sin ir más lejos, a medados de octubre habrá una peregrinación diocesana de jóvenes que recorrerá el Marquesado del Cenete durante varios días y que tendrá a Lanteira como una de las etapas importantes para que los jóvenes ganen el jubileo.

Y, sobre todo, Mons. Orozco animó a todos los diocesanos a visitar los templos de Lanteira y la catedral accitana para venerar al beato Manuel Medina Olmos y ganar las gracias jubilares. Todos, como dijo en la homilía, estamos convocados: “todos a Lanteira, todos a la catedral”.

Antonio Gómez