Cúllar celebró a su patrón con solemnidad y compromiso

La Hermandad de San Agustín colaborara con la construcción de aulas de formación en Tegucigalpa, en la misión del padre Patricio. El obispo de Guadix, D. Francisco Jesús Orozco, presidió la celebración


Las campanas de la Iglesia Parroquial y los cohetes anunciaban a las 12 en punto de la noche del 27 al 28 de agosto, que era el día de San Agustín, el patrón. Y el pueblo congregado para felicitar al que cuida de este pueblo, dándole un beso de gratitud y depositar a sus pies un regalo muy importante. La Hermandad ha decidido colaborar con la construcción de unas aulas "Santa Mónica" en Tegucigalpa , Honduras, en la misión del padre Patricio. Y ese es el regalo solidario de este año al Patrón de Cúllar.
A las 12 de la mañana, el Sr. obispo de Guadix, D. Francisco Jesús Orozco, hacía su entrada en el templo parroquial, tras ser recibido por la Junta de Gobierno de la Hermandad Patronal. Tras saludar al Santísimo Sacramento y a San Agustín, ya preparado en sus andas procesionales, el Sr obispo pudo saludar al alcalde y miembros de la corporación municipal.
En la homilía, el prelado destacó que la mayor dicha del obispo de Hipona fue encontrarse con el Señor, que es el único que hace al hombre plenamente feliz. Así mismo, pidió para todos los cullarenses el don de la fe, que hará que todos encuentren la plenitud de la Vida. La escolanía de la Catedral solemnizó la santa Misa con una interpretación impecable de los cantos litúrgicos.
Por la tarde, el obispo visitó la "Casa de Caridad" de Cúllar: residencia de ancianos de un patronato que preside la Iglesia en las personas de las religiosas Franciscanas de la Purísima. Nunca Cúllar podrá agradecer bastante la labor y la presencia de estas religiosas que, desde 1954, están presentes en la vida del municipio, sirviendo a los demás como si del mismo Cristo se tratase. En ellas se hace visible el rostro caritativo de la Iglesia que celebra, evangeliza y comparte.
Y a las 8 de la tarde, San Agustín hacía su aparición en la plaza del Ayuntamiento, para trasladarlo en solemne procesión de alabanza desde la iglesia parroquial, a la que llegó en la noche del día 18, hasta su ermita, pasando previamente por muchas calles del pueblo y visitando también, como lo hace todos los años, la Residencia de Ancianos, en la Casa de Caridad.
A la llegada a su ermita, siempre la misma petición: San Agustín, llévamos a la fe de Jesús, como a ti te llevara tu madre Santa Mónica.
Así finalizaban los cultos patronales que comenzaron el 14 de agosto. Ya la Hermandad se encuentra inmersa en los nuevos proyectos de evangelización y caridad para San Agustín 2020.
Fue una jornada brillante, en un mes brillante; así trabaja esta Hermandad.
José Manuel Suárez
Párroco de Cúllar