El obispo de Guadix dio el pésame a la familia de Iván Hernández y rezó por él

Mons. Orozco con Iván Hernández, en una procesión en Guadix Mons. Orozco con Iván Hernández, en una procesión en Guadix

El obispo de Guadix, D. Francisco Jesús Orozco, como buen pastor, se acercó a dar el pésame a los padres y familiares de Iván Hernández, el joven accitano que, tras una larga enfermedad, falleció el jueves pasado. Lloró con ellos y rezó por ellos.


Roto, también, por el dolor, porque el obispo ha estado muy cercano a los padres en la enfermedad de Iván, dijo a todos que Cristo es la esperanza cierta de que la vida no es absurda. También, expresó que, a pesar del dolor que sentía, proclamaba su fe, su esperanza y su confianza en el Señor, que no abandona a los que sufren, y mucho menos a los padres de Iván. Y rezó a la Virgen de las Angustias por ellos. El obispo fue capaz de poner aliento, consuelo y fe en una situación de dolor y conmoción intensa.
En la fotografía que ilustra esta noticia, el obispo accitano posa con Iván durante el trayecto de una de las procesiones de Semana Santa. Iván fue invitado a asistir al paso de las hermandades por la tribuna oficial, junto a las autoridades.
Descansa en paz Iván, y pide a Dios por nosotros.
Antonio Fajardo