Jóvenes de la diócesis de Guadix viven una semana apasionante en Taizé

Les acompañan el administrador diocesano, José Francisco Serrano y uno de los sacerdotes más jóvenes de la diócesis
El grupo de jóvenes de la pastoral juvenil de la diócesis de Guadix está viviendo una experiencia cuanto menos interesante, motivadora, religiosa y multicultural. Se han congregado en la pequeña aldea francesa de Taizé, al norte de Lyon, junto a miles de jóvenes provenientes de muchos lugares del mundo.

Concretamente estos días, del 19 al 26 de agosto, hay en Taizé una semana de reflexión para jóvenes de 18 a 35 años y en ella están participando los jóvenes de la diócesis accitana. El lema que motiva el encuentro es «una alegría que nunca se acaba».
El grupo de pastoral juvenil es consciente de que ir a Taizé supone una oportunidad para buscar la comunión con Dios por medio de la oración comunitaria, el canto, la reflexión personal y el compartir. Se intenta que cada uno descubra o redescubra un sentido a su vida y tomar un nuevo impulso. Uno de los objetivos del viaje a Taizé es prepararse para asumir responsabilidades de regreso a casa, con el fin de ser portadores de paz y de confianza.
En Taizé, estos jóvenes van a vivir una semana intensa, en la que podrán aprovechar los talleres, los momentos de oración, los grupos de reflexión y, por supuesto, la convivencia para crecer más en su compromiso como cristianos. De todo ello seguiremos dando cuenta en días sucesivos.
A los jóvenes de la diócesis de Guadix les acompañan el delegado de pastoral juvenil, Antonio Jesús Marcos Soto; un sacerdote joven, Juan Diego Tapia Pérez; y el administrador diocesano, José Francisco Serrano Granados.
Equipo de Pastoral Juvenil