Escrito por  el

Carta del obispo de Guadix a los sacerdotes en el día de san Juan de Ávila, Patrón del clero secular

 

Queridos sacerdotes: ¡¡Feliz día del Patrón del clero secular, san Juan de Ávila!!
Este año se cumplen 75 años de la declaración por parte del Papa Pio XII como “principal patrono ante Dios del clero secular de España” (2 julio 1946).
En un contexto de relajación de las costumbres del clero, san Juan de Ávila urge a la santidad de los sacerdotes, viviendo en primera persona un estilo de vida, que suscita seguidores, la “escuela sacerdotal avilista”, como una oleada de santidad, que reforma la Iglesia en sus cimientos. Hace caer en la cuenta de la grandeza y alta dignidad del sacerdote por su trato con la Eucaristía. Le invita a vivir pobre, como Cristo, erradicando toda codicia y amor al dinero. Y presenta la realidad sacerdotal atrayente de una vida pura, que suscita el atractivo del amor más grande.


San Juan de Ávila proyecta una reforma de la Iglesia, que comienza por la santidad de los sacerdotes y el fervor en los seminarios. Cuando hoy vivimos una profunda crisis a todos los niveles, sobre todo en la fe del pueblo santo de Dios, la vida y la doctrina del santo doctor Juan de Ávila, se hace más actual que nunca.
El proyecto pastoral no es el de unas cuantas acciones inmediatas, sino el de procurar la santidad de los sacerdotes, cuyo ejemplo de vida suscitará abundantes vocaciones y estimulará la santidad de todos los cristianos.
La Iglesia tiene en san Juan de Ávila un filón precioso de santidad y de estímulo a la santidad, sobre todo para nosotros, los sacerdotes. Nuestro presbiterio acoge esta llamada a brillar en el mundo “por la santidad de la Iglesia y por el celo ejemplar de sus ministros” (or. Colecta).
¡¡Felicidades!! Unidos en la Eucaristía y en los grandes deseos de ser buenos sacerdotes.
Recibid mi afecto y mi bendición

+ Francisco Jesús Orozco
Obispo de Guadix