La parroquia de San Miguel, de Guadix, ha felicitado las pascuas a los mayores y enfermos

En esta Navidad de 2018, como en años anteriores, la parroquia de San Miguel ha felicitado las pascuas a los mayores y enfermos de la feligresía. Durante tres días, por la tarde, hemos recorrido los distintos barrios cantando villancicos y repartiendo caramelos, anunciando así que Dios está entre nosotros. Hemos recorrido los barrios de la Huerta Milla, callejones de San Miguel, callejones de la Cruz, Barriada Andalucía, Barriada de San Antón, Puerta de Granada, Cañaveral, Avda. Mariana Pineda, Barrio de San Lázaro y Barriada Sagrada Familia.


Este año ha habido algo muy especial: nos ha acompañado en nuestras visitas a los hogares de nuestros mayores y enfermos el Divino Niño de la imagen de la Santísima Virgen del Rosario, conocido como el Dulce Nombre de Jesús. La presencia del Divino Infante ha arrancado muchas lágrimas y emociones, muchas personas no lo habían visto nunca de cerca. También, para la parroquia ha sido una alegría que lo pudieran tener en sus brazos y besarlo.
Pedimos a la Bendita Madre del Rosario, que Su Niño Dios derrame abundantes gracias en todas las personas que lo han acogido con tanta emoción en sus hogares y damos las gracias a los feligreses que, con mucho entusiasmo, lo han hecho posible, de modo especial al coro parroquial dirigido por Elisa y María Amezcua, a la Hermandad Sacramental de San Miguel, a los monaguillos y niños de catequesis, a las catequistas y a todos los que habéis participado haciendo que aquellos que no pueden venir a la iglesia, sientan que la parroquia no los olvida, que reza por ellos, y con ellos quiere vivir la esperanza de la Navidad, la esperanza de Dios hecho hombre para ser consuelo y salvación.

Laura Serrano
Parroquia de San Miguel