Exposición, “Somos migrantes”

Escrito por  |

Desde el 29 de abril al 13 de mayo, hay una exposición de carteles, “somos migrantes”, en la Oficina de Turismo de Guadix, situada en la Plaza de las Palomas. El horario es de mañana y tarde, incluyendo también una serie de actividades paralelas como películas, círculo de silencio, danzas del mundo, conferencias, etc.

 

Transcribo aquí las palabras que Chelo Peralta nos dijo en el día de la inauguración: 

La iniciativa de traer esta exposición de fotografías SOMOS MIGRANTES ha partido de la Plataforma de ayuda al Migrante y Refugiado de Guadix que nació con la finalidad de implicarse en dar una respuesta coordinada, a nivel local, al drama de los refugiados e inmigrantes que llegan a nuestras fronteras.

Esta Plataforma está abierta a toda persona o grupo que quiera sumar sus esfuerzos a esta causa, independientemente de su procedencia o credo y que quiera unirse y dejar de ser solo espectador de este drama y empujar a la ciudadanía hacia otra Europa y otro mundo, donde no haya que levantar más muros, sino construir la paz y la justicia para todos sin exclusión. Contribuir a que nuestra sociedad Accitana comprenda tanto la riqueza y oportunidades que suponen para nosotros los que nos llegan de fuera, como las causas que motivan las migraciones forzadas, de cara a generar una cultura de la solidaridad y la inclusión, una “cultura del encuentro”, como nos pide el papa Francisco.

Nuestras actuaciones hasta ahora han sido de sensibilización, principalmente, conferencias y concentraciones-Círculos del silencio que tienen lugar en la Plaza de las Palomas el primer jueves de cada mes. Los círculos pretenden reimplementar una cultura no violenta a través de una acción accesible a todo el mundo, en una actitud de respeto frente al que sufre, y con la mirada puesta en minar el apoyo de la sociedad a las leyes injustas que regulan entre nosotros el fenómeno de la inmigración y la acogida a los refugiados. Despertar la conciencia de todos nuestros conciudadanos y autoridades, y un grito callado en defensa de la dignidad de los migrantes y refugiados. Una manera de hacer nuestro el grito de Francisco en Lampedusa ante el drama de los que huyen de la pobreza, del hambre y de la guerra: “Vergüenza, vergüenza, es una vergüenza”. El próximo Círculo tendrá lugar el próximo jueves, 4 de mayo.

Esta exposición de fotografías es también un acto de sensibilización. Está centrada en tres ejes importantes de la migración en el mundo: la frontera entre México y Estados Unidos, la frontera sur que separa África de Europa y las nuevas entradas de refugiados que están viniendo por el este de Europa, principalmente desde Siria. Esta exposición es un certero mosaico que refleja lo que están viviendo estas personas que por diversos motivos se están viendo obligadas a abandonar sus países, por conflictos bélicos, por falta de trabajo y oportunidades, huyendo del hambre o de la persecución.

Y tiene su por qué:

Más de un millón de personas mexicanas y más de 300.000 centroamericanas intentan cruzar la frontera entre México y EEUU cada año. Sólo el 15% lo consigue. La falta de oportunidades laborales en sus países, la situación de pobreza en la que se encuentran y la gran dificultad para salir de ella, les llevan a iniciar el viaje hacia el Norte.

La valla fronteriza de Melilla conocida como el “muro de la muerte” de la llamada “Frontera Sur” tiene seis metros de altura y está rematada con cuchillas afiladas. A pesar de ello, miles de personas intentan cruzarla cada año. La mayoría son jóvenes que viajan hacia el sueño europeo huyendo del hambre y los graves conflictos que asolan sus países de origen.

La continuidad de los conflictos en países como Siria, Irak o Afganistán está provocando que cientos de miles de personas vengan a Europa soñando encontrar en ella la posibilidad de salvar sus vidas y las de su familia.

La decisión de los países de la UE de blindar las fronteras y no ofrecer vías legales para solicitar asilo hace que la mayoría de los refugiados tengan que arriesgar su vida en el Mediterráneo, sortear vallas de alambre y alargar su recorrido debido a los cierres de frontera. Más de 3.700 personas han perdido la vida en este periplo, manteniéndose como la ruta más mortal del mundo. En el mundo son más de 40.000 las personas que, desde el año 2000, han perdido su vida y, sólo desde enero a septiembre de 2014, fueron 3.000 las que murieron al intentar llegar hasta Europa por el Mediterráneo, la vía más peligrosa.

A través de estas fotografías conoceremos cómo viven estas personas durante este largo viaje y formaremos parte de su difícil realidad. Te invitamos a ser parte de su viaje, a recordar que la migración está y ha estado presente en la vida de cada uno de nosotros y a defender que la libertad para salir de cualquier país es un derecho fundamental de todas las personas. A no olvidar que todas las personas SOMOS MIGRANTES. Te invitamos a acercarte a la historia dramática de muchos seres humanos para que su historia entre a formar parte de tu propia historia, como dijo en Santiago el Cardenal Tagle, presidente de Cáritas Internacional, pues sólo así cambiará nuestra mentalidad, cambiarán nuestras actitudes, y podremos solidarizarnos con ellos, acompañarlos y ayudarlos.

La mayoría hemos tenido o tenemos familiares o conocidos que, por diversos motivos, han tenido que dejar su tierra, su hogar para buscar una vida mejor, pero seguramente en mejores condiciones que las personas que veremos en las fotografías de esta exposición que está promovida por tres instituciones que desarrollan proyectos de desarrollo y justicia social y que trabajan para generar una cultura de solidaridad y acogida: Entreculturas, el Servicio Jesuita a Migrantes de México y España, y la Comisión Episcopal de Migraciones.

Quiero dar las gracias a todas las instituciones y personas que han colaborado con esta plataforma para poder traer esta exposición a Guadix.

Quiero terminar con un deseo: que esta exposición no se quede en una simple visión de personas a través de unos paneles y papeles. Son personas reales, no son números; son seres sufrientes, no imágenes de película de ficción; son seres humanos que nos interpelan si estamos construyendo un mundo para todos o un mundo con muros que nos separan y al servicio de unos pocos. Son seres humanos con muchas cosas que enseñarnos y aportarnos

¿Estoy, estamos dispuestos a construir un mundo en el que la vida sea posible para todos y se respeten los derechos humanos a la migración y al refugio?

Os esperamos.

José Mª Tortosa

Párroco de Jérez del Marquesado y Albuñán. Delegado de Apostolado Seglar